"La Rivalidad" Colaboración Especial de Patty War

(CDMX, 06/10/2018) Cualquiera, hasta el más neófito de los villamelones, sabe que los Yankees de Nueva York y los Red Sox de Boston se odian a muerte. Se trata de la rivalidad deportiva más famosa del beisbol profesional y tal vez del mundo. Una que ha llenado páginas y páginas de columnas en periódicos y revistas durante décadas. En ellas se habla de mucho más que hazañas deportivas. Algunas historias incluyen maldiciones, fantasmas, peleas a golpes y sobre todo un declarado desprecio entre ambas franquicias.


Todo empezó hace casi 100 años, en 1920 cuando el dueño de los Red Sox, Harry Frazee, vendió nada menos que a Babe Ruth a los Yankees por $125,000 USD. El Bambino había contribuido a que Boston ganara la Serie Mundial del 1918, la última que ganarían los patirojos por el resto del Siglo XX mientras que en el mismo periodo de tiempo los Yankees se levantaron con el título 26 veces para sumar en total 27 Series Mundiales conquistadas.


Temporada tras temporada hasta sumar 86 años, los aficionados de Boston sufrieron la llamada “Maldición del Bambino”, mientras que los neoyorkinos se convirtieron en la franquicia más exitosa del beisbol, con incontables peloteros de Salón de la Fama com Mickey Mantle y Joe DiMaggio. Claro está que Boston tuvo míticos peloteros como Ted Williams y Carl Yastrzemski, entre muchos otros, pero ninguno de ellos lució un anillo de Serie Mundial. Boston perdió el Clásico de Otoño en 1946, 1967, 1975 y en 1986, todos en siete juegos.

 

La maldición llegó a su fin en 2004 y para exorcizar los demonios que acosaban el Fenway Park los Red Sox hicieron algo nunca antes visto, se recuperaron de una desventaja de 3-0 en una serie a ganar 4 de 7 juegos. En la novena entrada del cuarto juego, celebrado en Boston, Mariano Rivera, el mejor cerrador de la historia, entró a tratar de anotarse un salvamento con pizarra de 4-3 y falló. Los Red Sox ganaron en 12 innings con un home run de David Ortiz el “Big Papi”. El quinto juego se definió en 14 entradas con un sencillo también del dominicano, el sexto fue el famoso juego del calcetín ensangrentado de Curt Schilling, quien lanzó 7 innings y admitió solamente una carrera. Finalmente, el séptimo se decidió 10 carreras a 3 y después, la gloria, Boston barrió a los Cardenales de Saint Louis en la Serie Mundial.

 

Después de ese año se vuelven a ver las caras en postemporada. Su último juego terminó en paliza a favor de Boston, que viene hecho un trabuco con nada menos que 108 juegos ganados en temporada regular, pero Yankees trae una ofensiva poderosa, que impuso récord de MLB de más jonrones en una temporada con 267 vuelacercas.


El primero fue para Boston 5 carreras a 4 en un juego que Yankees no quiso ganar pues desperdició oportunidades de oro.

 

Se trata de una serie con historia, calidad y además con ese plus que da la rivalidad.

 

¿Usted a quién le va?

 

Patricia Guerra Frese



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.