"Multipropiedad": Colobaoración Especial de Patty War

(CDMX, 20/09/201) La multipropiedad en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) ha sido un mal necesario desde hace ya algunas décadas. Por un lado, el positivo, ha permitido la supervivencia de la pelota de verano al sostener plazas como Oaxaca, Torreón y Aguascalientes (en su momento). Todo con dinero privado, pues ya sabemos el daño que hace involucrar recursos públicos en el “negocio” del beisbol.


A la supervivencia se contrapone la ética, que es objetiva e independiente de la opinión que cada quien tenga sobre el asunto. Así es esta señora (la ética), con ella no hay medias tintas, algo está bien, o está mal y en el caso de la multipropiedad, por mucho que el dueño sea un filántropo de gran corazón, el conflicto de interés dicta que está mal ser dueño de dos o más equipos en la LMB.

 

Ser propietario de dos rosters implica muchas ventajas en una liga en la que todos los equipos compiten por ser campeones, ya que un club alimenta al otro y el más débil puede fungir de fogueo o hasta de castigo para un pelotero rijoso. Siempre habrá ventaja e intereses indebidos en los cambios entre equipos del mismo dueño, o ¿qué? ¿Cuándo ha recibido Oaxaca dinero a cambio de prospectos?

 

Es como cambiar un billete de esos nuevos de Benito Juárez de la bolsa izquierda a la derecha del mismo pantalón. Basta con ver la situación de los casi extintos Pericos de Puebla y sus hermanos Acereros de Monclova, a todas luces desastrosa y que terminó por auyentar a la fiel afición poblana del Hermanos Serdán.

 

La suspicacia mina la credibilidad y con ella se van los aficionados y los patrocinadores como gordos en tobogán. No podemos soslayar la realidad y no faltarán las voces, plumas y tuiteros que con su propio conflicto de interés, es decir su sueldo, salgan a defender con todo la probidad de la Serie Final B de la Zona Sur 2018.

 

Guerreros de Oaxaca llega a esta serie después de echar al campeón de hace tres meses, Leones de Yucatán. Muy meritorio lo que ha logrado Sergio Omar Gastélum con el roster que le armaron, la mayoría ex jugadores de Diablos. Quien escribe está segura que los peloteros saldrán al campo a jugar duro y a demostrar que no hay hermanos pequeños en esta Serie Fraticida en la que Caín puede caer ante Abel.

 

Insisto, lo que está mal no son los peloteros, ni los managers, menos los umpires. Lo que es a todas luces incorrecto es tener una ventaja indebida sobre los demás equipos gracias a las bondades de la multipropiedad.

 

@afi_escarlata

 

Patricia Guerra Frese



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.