"De Pisa y Corre": de Juan Carlos Torres

Prácticamente a la mitad de la segunda temporada de la LMB, se encuentran pocas diferencias con respecto a la primera en cuanto a equipos contendientes.



En el Norte, Acereros, Sultanes y Toros están en lo alto, compartiendo postemporada con un Rieleros que fiel a su costumbre batalla con su picheo, aunque con algunos movimientos que ha hecho parece que le pueden dar buenos dividendos para que paren de sufrir (y no es comercial), mientras que en el Sur, Leones, Diablos y Pericos siguen con su costumbre de estar en los niveles más altos en su división.


Las sorpresas, sin lugar a dudas son los Tecolotes de los Dos Laredos, quienes aprovecharon la “salida del ganado” tijuanense para que simplemente cambiaran de frontera, y lograran estar peleando en los puestos de Play Offs.


Es cierto que actualmente ya perdieron la cómoda ventaja que tenían ocupando el segundo lugar, no es seguro que se puedan mantener por el resto del calendario en zona de calificación, pero en este momento ya obtuvieron más triunfos que en toda la primera temporada.


Se había comentado en su momento que los Generales podrían dar de qué hablar, y aunque están cerca de calificar, no son un equipo que le puedan dar satisfacciones a sus aficionados, el picheo les ha fallado, sin embargo ellos no dejan de ser un proyecto en construcción, algo diferente a lo que ocurre con otras novenas, ya que están jugando con gente joven, al igual que los Algodoneros, aunque estos es por su carácter de ser la sucursal de los Leones (por muy crudo que esto se escuche).


Bravos de León es un equipo que le metieron lana para cambiarle el ADN con el que había llegado de Reynosa, cumplió en 2017 y la temporada pasada con calificar, pero mención honorífica ha sacado al haber encabezado por semanas al Sur.


Da gusto ver a unos Olmecas que, aunque están olvidados por su afición, están peleando por ir a un eventual juego de comodín, parecería conformismo, pero esto puede ser relevante ya que antes aún no empezaba la temporada y ya sabíamos que estaban eliminados.


Lo que nunca se logró imaginar es que los Tigres estuvieran en el fondo del standing del Sur, es relevante el que estén metidos en un “slump” que sería normal en una temporada tradicional, pero tras el cambio de timón se ve posible que puedan meterle algo más de emoción a la zona.


Deportivamente, no parecen haber demasiadas sorpresas en cuanto a tener dos temporadas a tener una sola, casi los mismos equipos son los que están en la pelea normalmente, en mucho habla del trabajo constante que vienen realizando las organizaciones.


Por cierto, tras los polémicos cambios que realizó Monterrey en la semana pasada y que le cedió a Rieleros a peloteros importantes, el mensaje por parte de la oficina es muy claro: “Quiero ser campeón sí o sí y no quiero excusas”.


Pareciera que quieren imitar lo realizado en el 2006 al tener un roster muy completo cuando en su momento Carlos Bremer declaró “hay chequera abierta, quiero un campeonato para la ciudad”, los Sultanes actuales, en calidad quizás estén parejos, pero falta que lo demuestren en el campo.


Por la oficina no ha quedado en intención, han armado un trabuco con varios veteranos que tienen como obligación el completar la tarea pendiente de la campaña pasada.


Esperamos sus comentarios, estamos a la orden en el twitter@JKrlos_Torres y el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. de antemano gracias por el tiempo dedicado para leernos, aunque sea... De pisa y corre

 

 



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.