"El poder de la sugestión" Colaboración Especial de Patty War

Era la parte alta de la sexta entrada en el Kingdome de Seattle, en un juego entre los Marineros y los Reales de Kansas City el 28 de mayo de 1981


Había hombres en primera y en segunda cuando Amos Otis conectó un rodado por la línea de tercera base. Tres Marineros acudieron a fildearla, pero se dieron cuenta que era demasiado tarde para sacar a Otis en primera, por lo que la dejaron rodar cofiando en que saldría de foul.


La bola siguió rodando paralela a la línea, cuando el tercera base, Lenny Randle se agachó y como el lobo de Los tres cochinitos, sopló, sopló y sopló... hasta que la pelota salió del terreno de fair.


“¡Foul!” Marcó el principal, pero luego tuvo que cambiar su decisión después de la justa protesta que hizo Jim Frey, el manager de los Reales.


Lo mejor vino después, cuando entrevistaron a Randle. “Yo no le soplé, usé el poder de la sugestión y le grité ¡Salte de foul! ¡Salte de foul! ¿Cómo se les ocurre marcar hit? Eso fue foul”.
OK Randle, como tú digas.


https://youtu.be/IEsQrwmkASQ


La caballerosidad no es de ganadores


Los de casa iban ganando en el Ebbets Field 6-5 sobre los Cachorros de Chicago cuando el legendario shortstop de los Dodgers de Brooklyn, Pee Wee Reese recibió una base por bolas en la parte baja del tercer inning un 12 de julio de 1947.


Pee Wee estaba ya en primera cuando el siguiente bateador, Car Furillo hizo un swing en el aire y soltó el bat, que salió en dirección de la primera base.


Recordemos a Pee Wee, él es quien abrazó a Jackie Robinson cuando todos lo rechazaban, era un gran tipo, de buen corazón, por lo que se separó de la base para recoger el bat. En ese momento, el catcher Clyde McCullough lanzó un balazo al primera base de Chicago, Eddie Waitkus quien puso out a nuestro héroe.


La cortesía no es precisamente algo necesario en el beisbol. Verá usted, el juego es el juego y no puedes desconcentrarte si quieres ganarlo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.