"Estrellas Del Béisbol" de Héctor Barrios Fernández

A finales de los 1850s, la rivalidad entre los clubes de béisbol de New York y Brooklyn se intensificó. Mientras los Knickerbockers establecidos en New York habían sido los pioneros en promulgar las reglas estandarizadas para jugar béisbol, otros clubes como los Eckfords y los Atlantics de Brooklyn se estaban forjando sus nombres en los campos de juego en ese mismo tiempo.



En un esfuerzo por imponer la supremacía entre las dos ciudades y celebrar el incremento de la popularidad del juego, en 1858 se organizó una serie de tres juegos entre equipos All Star de New York y Brooklyn a celebrarse en el Fashion Race Course. La novena de New York estaba conformada por jugadores de los Knickerbockers, Gotham, Eagle, Empire, Harlem y Union. El de Brooklyn incluía a peloteros de los Atlantics, Eckfords, Excelsiors y Putnams.


El primer juego se celebró el 20 de julio de ese mismo año, asistió un estimado de 8 000 espectadores, llegaron por su propio pie, a caballo, en carruajes, trolley, tren, ómnibus y ferry. New York ganó el primer cotejo por anotación de 22-18. El equipo fue galardonado con “La Pelota Dorada” presentada como trofeo. En ella se inscribió la fecha del juego y el resultado final. En palabras del semanario “Spirit of the Times” el encuentro “será largamente recordado con placer por los amantes de este noble y emocionante juego.”

 

Brooklyn emparejó la serie en el segundo juego el 17 de agosto, con una victoria de 29-8. En un detallado resumen al siguiente día el “New York Times” reportó que más de 6 000 personas asistieron a presenciar el encuentro. Más de 500 fueron damas.
El decisivo de la serie fue jugado el 10 de septiembre y los neoyorkinos se llevaron la victoria al son de 29-18.


Más allá de simbolizar el crecimiento del béisbol y realizar el primer Juego de Estrellas, el “Gran Encuentro de Béisbol” de 1858 es especialmente significante por ser la primera vez que un juego de béisbol fue jugado dentro de un parque cerrado y la primera vez que se cobró la admisión por presenciar el juego. El “Fashion Race Course,” localizado en lo que ahora es Flushing, en Queens, N. Y., muy cerca de lugar en donde actualmente se encuentra el Citi Field, casa de los Mets de New York, fue el lugar seleccionado por su fácil acceso tanto desde Manhattan como desde Brooklyn. El hipódromo ya contaba con tribunas, pero la pista de carreras la tuvieron que convertir en campo de juego, los equipos decidieron cobrar 10 centavos como tarifa por la admisión, con cobro adicional por caballos y carruajes. Fue la primera vez que se cobraba la entrada al parque para atestiguar el encuentro.

 

La decisión de cobrar una tarifa no fue por el deseo de ganar dinero para los clubes o pagar a los jugadores, sino simplemente cubrir los costos derivados de organizar el encuentro. De hecho, cualquier utilidad derivada de la serie de tres juegos, fue donada a un orfanato de New York y al Departamento de Bomberos de Brooklyn. Pero esta serie de tres juegos sirvió para darse cuenta de que la gente estaba dispuesta a pagar por presenciar un juego de béisbol.


William Cammeyer fue el primero en aprovechar plenamente esta nueva modalidad. En 1861, Cammeyer compró una propiedad en la sección de Brooklyn llamada Williamsburg y abrió el Union Skating Grounds, una pista de patinaje cerrada, en un esfuerzo por generar ingresos durante todo el año. Convirtió la pista en un campo de béisbol para los meses de primavera y verano. Construyó graderíos con amplio alojamiento para las damas, de acuerdo con el periódico “The Brooklyn Eagle.” Mientras tanto los apostadores fueron a una sección especialmente creada para ellos. Continuará...
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.