"No es fácil ser manager": Colaboración Especial de Patty War

El término mánager proviene de la idéntica palabra en inglés que significa algo así como gerente. Esto tiene sentido si pensamos que el trabajo del timonel de un equipo es multifacético; pues no solamente se requieren muchos conocimientos de béisbol, también son necesarias las habilidades y actitudes propias de un líder. Serán estas últimas el objeto de nuestra nota.



En la opinión de quien escribe, la cualidad más importante del mánager es lograr que sus jugadores den lo mejor de sí mismos. Lo cual solamente es posible si los peloteros confían en él y lo respetan. Esto último nos lleva a preguntarnos ¿Cómo logra un mánager hacerse respetar? La respuesta es sencilla, aunque no tanto el llevarla a cabo. Aquí algunas características que pongo a consideración del amable lector.


El mánager debe ser una persona íntegra y digna de ejemplo. No puedes exigir a tus peloteros que lleguen temprano a la práctica si no eres el primero en llegar, más aun, no puedes exigir respeto si tú no eres respetuoso, así de fácil.


Un mánager arrogante no es respetado por sus peloteros. El líder de un equipo, cualquiera que este sea, necesita ser auténtico y tener un verdadero espíritu de servicio que le permita dejar a un lado sus propios deseos y necesidades para buscar lo mejor para los demás, siempre con respeto al rival.


Un mánager debe compartir la responsabilidad de los resultados. Si bien es cierto que los peloteros hacen al equipo, el mánager es íntimamente responsable de los resultados de sus propias decisiones. No busca pretextos que soslayen sus derrotas en las conferencias de prensa.


Un mánager debe conocer a cada uno de sus peloteros, sus cualidades, defectos, actitudes y aptitudes. Esto sólo lo pueden lograr si tienen la confianza del jugador, pero si el manager insulta a sus refuerzos ¿Cuál confianza?

 

Un mánager debe ser una persona afable. No es fácil lidiar con grandes egos y encima tener la obligación de satisfacer las necesidades de los demás. Algo de psicólogo tiene un mánager que le permite prestar atención a cada miembro del equipo, apreciar cuando tiene que apreciar, animar cuando es necesario, y algo que suele ser soslayado: corregir cuando se requiere, pero si el manager se comporta como adolescente ¿cuál afabilidad?


Ahora traslademos todas estas características a la situación del equipo mexicano en la Serie del Caribe Jalisco 2018 ¿Cómo se sentirán el Jesse Castillo y Barry Enright, ambos jugadores de Mayos de estar bajo las órdenes de alguien que insultó a su equipo y a su afición? Obviamente ambos son profesionales a toda prueba, pero el aspecto emocional de un equipo de beisbol juega e incide en las pizarras.


Aunque tenía el liderazgo formal, el tijuanense perdió el liderazgo moral del equipo. Nadie sigue a alguien que no respeta, por muy profesional que sea y obviamente nadie sale a perder un juego, pero los resultados ahí están. Un roster lleno de talento, de buenos brazos, de velocidad y bateo de poder no ha visto victoria.


¿O usted qué opina?


https://youtu.be/sqNfGOq4X2M


Saludos, retroalimentación y vituperios en @afi_escarlata



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.