Séptima Entrada

Septima Entrada

GANAN.- Dos series en casa, empezando la segunda vuelta, y dos triunfos para los Yaquis. Por eso ayer amanecieron en tercer sitio en la tabla de posiciones. Es exactamente lo que tienen qué hacer, ubicarse en los primeros tres lugares. Más abajo, peligrarían de no ir a las fiestas del mes de enero. Necesitan, entonces, seguir jugando buen béisbol para tener posibilidades.



POSIBILIDAD.- Si la temporada hubiera terminado ayer, la tribu de Cajeme estuviera calificada a postemporada. Pero a la segunda vuelta le falta bastante y Yaquis tendrá puras series complicadas. Vea usted, desde hoy inician una entrevista peligrosa. Van a Culiacán donde la historia nos dice que batallan, y en serio, para sacar triunfos. Pero allá han conseguido triunfos inobjetables, por lo que no hay que descartarlos.
DESPUÉS.- Finalizando su compromiso con Tomateros en el estadio nuevo de la capital de Sinaloa, Yaquis recibirá a Venados, después irá a Hermosillo, enseguida recibirán a Charros, salen después a jugar a Los Mochis, recibirán a Tomateros, salen a Mexicali y recibirán a Venados para cerrar el calendario. Compromisos muy difíciles, todos.
SIGUE.- Rolando Valdez sigue en su temporada de ensueño. Con la demostración que dio en Los Mochis, el derecho tamaulipeco bajó su efectividad a 1.78 para reafirmarse como el mejor en ese departamento. Y pensar que la directiva de Yaquis le perdió la confianza por la mala actuación de hace un año y decidió cambiarlo a Mexicali. Les está demostrando que fue un error negociarlo.
VEREMOS.- Hace unas semanas, el propio Rolando Valdez anunció que esta sería la última temporada en la pelota de invierno. Pero después de tener esta clase de campaña, tal vez la decisión de irse podría dar un giro enorme. Valdez no es un lanzador de muchos años, su brazo les está demostrando, a todos, que aún puede seguir algunas temporadas más.
DÁ.- No hay duda que el béisbol, que a veces niega, da a raudales. Lo decimos porque Yaquis está viviendo una buena racha, notándose de inmediato que el juego ahora está de su parte. Lo decimos porque la noche del miércoles, al ganar en la novena entrada dejando a los Mayos tendidos en el terreno, el robo de tercera no era una jugada aconsejable.
SALIÓ.- Pero el receptor de Mayos, que tenía a su alcance sacar al corredor, no hizo el tiro correcto cuando se notó que lo podía sacar de calle. En cambio el tiro se fue a la pradera izquierda, anotando el corredor para dar el triunfo a la tribu. Se salvó Miguel Ojeda de fuertes críticas de haber sido sacado el corredor. Pero así es el béisbol, polémico, sin duda.
ALGO.- ¿Qué sucedería que Dustin Martin no había reportado a los Yaquis?. Desde que cayó la temporada anterior, en conferencia de prensa se dijo que Martin estaba listo para venir este invierno. Incluso el propio presidente RAR nos confirmó, desde el pasado mes de julio, que el rubio norteamericano reportaría hasta la segunda vuelta. Y hasta hace días, se dijo que llegaría el 24 del pasado mes de noviembre. De pronto, nada. Por eso el aficionado se molesta por las falsas promesas.
NUEVO.- Hay un integrante más dentro del cuerpo técnico de Yaquis. Se trata del ex jugador y un gran ídolo de la mayoría que lo vieron jugar, Leo Valenzuela. De pronto lo notamos en la caseta de los Yaquis y la verdad nos dio gusto verlo. No pocos deben recordar los años que Leo entregó a los colores del equipo de casa. Su experiencia deberá ser aprovechada por los integrantes del equipo.
BRAZO.- Leo, por cierto, tuvo un gran brazo que enseñó en su gran carrera. En la actualidad, son contados los jardineros que presumen los tiros como los del nacido en San José de Bacum. Incluso en las mismas Ligas Mayores escasea. Es algo que no se aprende, se trae, y Valenzuela lo mostró incluso en aquel año de 1981 cuando Yaquis conquistó su tercer banderín.
LOS TRES.- Por cierto, los tres patrulleros de Mayos, tienen una clase de brazo, que aunado a lo seguro de sus guantes, los hacen, discutiblemente, el mejor outfilder del circuito. Sígalos usted y estará de acuerdo en nuestra apreciación.
PITCHEO.- No hay duda que cuando hay pitcheo, el bateo se ve callado. Lo decimos porque la fuerte artillería de Mayos, al menos en los primeros dos juegos en el NEY, estaba brillando por su ausencia. La tribu del mayo se encontró a dos abridores, y relevistas que les acompañaron, en buen momento y por eso no hubo grandes estacazos.
¡¡BUENOS DÍAS!!
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.