Lanzando Para Home

La Liga Mexicana de Béisbol, se afilió al Béisbol Organizado en 1955, dándole categoría doble A. Con parque nuevo en la capital del país, se necesitaba otro equipo, además de los Diablos Rojos y fue así como aparecieron los Tigres, nombre que le dio el dueño el Ing. Alejo Peralta, pero como su hermano, Héctor, era dueño del México, no pudo aparecer en forma oficial como propietario de los felinos y le dio la presidencia al joven Carlos Osuna y realizaron un convenio con los Piratas de Pittsburgh, para que les enviara peloteros. Por lo pronto, nombraron a Geo Genovese como su manager y varios jugadores de las sucursales de los Piratas. El receptor, Don Schneider, que solo estuvo en 17 juegos, bateando .196, los hermanos Abril, Manuel, que en realidad se llamaba Emmanuel, participando en 18 juegos y consiguiendo un pobre bateo de .153, su hermano, Ernesto, que tuvo mejor promedio de .261 en 15 partidos, pero ambos fueron regresados a Estados Unidos, donde habían nacido en San Bernardino y se retiraron del béisbol. Firmaron a Angel Castro y Fermín "Burbuja" Vásquez, el nativo de Empalme lo dieron de baja y lo firmó Nuevo Laredo, mientras que el "Burbuja" jugó su última temporada.


Enviaron un SOS a las oficinas de los Piratas y pronto vino la respuesta, enviando peloteros de gran categoría, que sirvieron para que los felinos que estaban en el último lugar, dieran un salto hasta el primer sitio. Ese conjunto, tenía a Al Grunwald en primera base y también lanzaba, Pepe Bache en segunda, Leo Rodríguez en la tercera y resultó el campeón bateador y de las paradas cortas, se encargó Jim Baumer. Los jardines fueron cubiertos por Paul Pettit, que lució primero como pitcher y los Piratas le dieron 100 mil dólares por firmar y tras de lastimarse de su brazo, se convirtió en jardinero, también estuvieron en las praderas, Gail Henley, Alejandro "Cañitas" Moreno y Jaime " El Loco" Abad, que tuvo una formidable temporada con los Tigres. Como receptores, se combinaron, Armando Flores y Rudy Sandoval. Llegó un pitcher zurdo de nombre Fred Waters, de mucha experiencia, que había comenzado ese año de 1955 con el Waco en la Liga Big State, donde tenía 4-1 y vivió su mejor temporada en toda su carrera de 13 años. Cuando lanzó para el Tigres, tenía 28 años y termino con 18-3 y 2.06 en carreras limpias, ganando la triple corona con 126 ponches. Hasta el empalmense, Nicolas Genestas, que en el béisbol amteur, fue uno grande, en profesional, nunca pudo destacar. Terminó ese año con 2-4 y 4.87. Otros lanzadores de ese equipo Tigres, fueron, Jimmy Ochoa con 7-4, Rogelio "Limonar" Martínez con 2-4, José Rayle con 1-1, David "Látigo" Jiménez con 7-10, Harry Gilbert con 6-11, Emilio Ferrer con 1-3.

 

El cierre de campaña fue sensacional, pues los Tigres terminaron empatados con los Tecolotes de Nuevo Laredo, con 53-47 y en tercero quedaron con los mismos números, los Diablos Rojos, que fue manejado en un principio por Gilberto Torres y terminó Mario Díaz y el Aguila de Veracruz con Santos Amaro, al frente, cerraron campaña con 52-48 o sea un juego abajo del primer lugar. Se decidió una serie de tres juegos y el campeón sería, quien ganara dos. Los partidos en el Parque del Seguro Social y los Tecolotes, llegaron sin su manager, el cubano Adolfo Luque, porque tuvo problemas con los directivos. El primero fue un partido que estuvo a punto de ser de doble cero, pero el pitcher Al Grunwald, con dos outs en la novena entrada, recibió un bombeado por el jardín derecho, donde el jardinero Paul Pettit, se tiró de cabeza para atraparlo, pero al final fue un doblete. El marcador final de 6-0. Al día siguiente, Fred Waters, solo permite 3 hits y les receta la segunda blanqueada a Nuevo Laredo, con pizarra de 16-0, donde los Tigres, le batearon con mucha comodidad a Tomás Arroyo y con ello el primer campeonato para los Tigres...Después más lanzamientos.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.