Lanzando Para Home

A partir de 1985 los Leones empezaron el caminito, pero para atrás. En ese año, quedaron en segundo lugar de la Zona Sur, pero perdieron en el primer playoff. Un año más tarde terminaron en quinto. En 1987 fueron los sotaneros de la Zona Sur con Carlos Paz en el timón, terminando Francisco Chávez y Leonel Aldama. Volvieron a los playoffs, en 1988, pero los líderes Diablos Rojos los eliminaron en cinco juegos. Bajo la dirección de Roberto Castellón y Roberto Méndez, quedan en tercer sitio en 1989, venciendo en el primer playoff a León. Fueron finalistas en el Sur, al derrotar, también en seis juegos a Campeche. En la final contra los Dos Laredos, se contrato un avión charter, para los viajes tan largo de frontera a frontera, con vuelo de una hora con 40 minutos. Ahí viajaron los jugadores, directivos, umpires y cronistas deportivos.


La lucha por el título empezó en la frontera norte con división de honores. Los Dos Laredos ganó 6-4 con Jesús Moreno superando a Mercedes Esquer. El segundo quedó en poder de Yucatán por 5-4, anotando tres carreras en la novena entrada con triunfo para Andrés Cruz con relevo de Salvador Colorado. Perdió Porfirio Ochoa. Los tres siguientes fueron en el Kukulkan. El primero para los Tecolotes con pitcheo de Doug Banning, que tiró todo el juego con pizarra de 5-1, siendo jonrón de Wes Clemens la única anotación de los Leones, con derrota para Tom Dozier.

 

Los Tecolotes pusieron la serie 3-1 con triunfo de 7-2, donde Luis Fernando Díaz, bateó de 3-2, con jonrón y tres producidas. El ganador fue el zurdo Javier Carranza y el derrotado, también de brazo equivocado, Lorenzo Retes. Con la serie en contra, vino el zurdo Mercedes Esquer, a derrotar a los Tecolotes por 5-3 con labor de 8 entradas, retirando la novena, Salvador Colorado.

 

La final regresó a la frontera, donde los Tecolotes, despues de 12 años de espera, ganaron el campeonato, siendo el quinto en su historia, al derrotar 6-1 a los Leones con gran labor de Luis Trinidad Castillo y cuadrangular con la caja llena de Farmar Damond en la primera entrada, sobre el abridor Andrés Cruz. La labor de Castillo fue de ruta completa con 3 hits, 3 bases y 7 ponches. En la ofensiva de los Tecolotes, Luis Fernando Díaz, bateó 10 hits en 19 turnos, para un alto promedio de .526. Algo para recordar de esa temporada, que Jesús Sommers del Unión Laguna, impone récord de mas hits dobles de por vida con 379. Otro gran récord, el de bases robadas, nuestro conocido Mike Cole, que con Tabasco se estafó 100 bases...Después más lanzamientos.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.