"Lanzando Para Home" de Alfonso Araujo

En la historia de las Ligas Mayores, el único juego entre un equipo de grandes ligas, los Atléticos de Filadelfia y el otro Tigres de Detroit, formado por puros jugadores amateurs, se debió a Ty Cobb. Resulta que los Tigres llevó a cabo el 15 de Mayo de 1912, un partido en Nueva York, contra los Highlanders en el Hilltop Park, donde un aficionado estuvo gritándole seguidamente a Cobb, con palabras altisonantes, que no aguantó más y dio un brinco a las gradas y golpeó a ese fanatico de nombre Claude Lucker, que era un hombre lisiado. Cuando le dijeron a Cobb, después del incidente sobre el problema del aficionados, respondio: "si no hubiera tenido brazos, ni piernas, también lo hubiera golpeado". Por supuesto que el Durazno de Georgia, fue expulsado y reportado a la presidencia de la Liga Americana, que lo suspendió indefinidamente y multado con cierta cantidad de dólares.


A pesar de que no era muy querido por sus compañeros de equipo, lo apoyaron cien por ciento y se pusieron en huelga. El dueño de los Tigres, Frank Navin, se empezó a movilizar para su siguiente juego que sería en Filadelfia contra los Atléticos de Connie Mack. Se considera uno de los días más extraños en grandes ligas, cuando en el Shibe Park de Filadelfia, entraron al terreno de juego los Tigres, formado por puros jugadores amateurs, bajo el mando del manager Hughie Jennings, quien se encargó de hablar con los directores del St Joseph College para poder resolver el problema. Fueron 7 jugadores jovenes que estaban estudiando en dicho colegio, más dos entrenadores de Detroit, pero les faltaba el lanzador. Pronto lo encontraron con el joven de 20 años, Al Travers, que lanzó todo el partido, permitiendo 26 hits, 24 carreras, regaló 7 bases y ponchó a uno y cometieron 7 errores. El mejor bateador de los Tigres, fue Ed Irwin, que no empezó el juego, pues la tercera base la ocupó Billy Maharg, que en realidad su apellido era Graham, pero no quería que se supiera. Tras de batear en una ocasión, lo sustituyó Irwin, que tras de cubrir la tercera base, se fue a la receptoria e impuso una marca que nadie ha superado, el de batear dos triples en sus dos primeros turnos.

 

Los aficionados que estaban en las gradas, que se dieron cuenta del equipo que se estaba enfrentando a sus Atléticos, protestaron y pidieron que se les devolviera el costo de sus boletos. Otros al ver la clase de juego, se salieron del parque, pero al oir los gritos a favor de esos "tigres", regresaron al parque, para ser testigos de uno de los juegos más "peculiares" en la historia de las Ligas Mayores, que por cierto duró solo una hora con 45 minutos.

Cobb no jugó durante 7 días que fue suspendido y regresó el Domingo 26 de Mayo de 1912 en el White Sox Park, ganando los Tigres 6-2 a los Medias Blancas y Cobb se fue de 4-1 con una producida. Los Atléticos de Filadelfia de Connie Mack, ligaron su segundo banderín y los Tigres que un año antes, había quedado en segundo lugar, ahora bajaron hasta un cuarto sitio. Cobb por su parte, ganó el campeonato de bateo en 1911 con .420 y repitió en 1912 con .410...Después más lanzamientos.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.