Lanzando Para Home

Todos sabemos que en las Ligas Mayores, hay un Salón de la Fama (Hall of Fame), que se encuentra en Cooperstown, en el estado de Nueva York. Pero también hay un Salón de la Vergüenza (Hall of Shame), que no tiene un lugar fijo, sino sus moradores, son jugadores que tuvieron actuaciones muy irrelevantes.


Según dos periodistas americanos, Bruce Nash y Allan Zullo, el pitcher Harry Heitman, tiene el deshonor de ser el primero en la gran lista. Al debutar en las grandes ligas, con los Robins de Brooklyn el sábado 27 de Julio de 1918, en el Ebbets Field, se enfrentó a los Cardenales de San Luis, se enfrentó a cuatro bateadores, admitió dos sencillos y dos triples, los cuatro anotaron. El manejador de los Robins, Wilbert "El Tío" Robinson, lo relevó por Burleigh Grimes, que le hicieron otras ocho anotaciones y terminó, Jack Coombs, que permitió otras 10, para un total de 22. Por cierto el catcher de los Cardenales, fue el cubano Mike González. Cuando Heitman iba rumbo a las regaderas, aventó el guante a las tribunas y se enlistó en la Navy, esa misma tarde y nuca volvió a lanzar en las grandes ligas.

Bruno Hass, fue otro pitcher, que estuvo en la Academia Worcester, donde practicó el juego de los caballeros. Este era zurdo y debutó con los Atléticos de Filadelfia, enfrentándose a los Yankees de Nueva York, el miércoles 23 de Junio de 1915, en el Shibe Park de Filadelfia. Aguantó todo el partido, permitiendo 11 hits, le hicieron 15 carreras y regaló 16 bases por bolas y por esto último, está en el libro de records, con mas transferencias en un partido de nueve entradas. Ese único juego en las ligas mayores, lo perdió por 15-7. Siguió lanzando en las menores y en 1946 a los 55 años, lanzó en tres encuentros, en la Liga Nothern.

 

Billy Herman, no fue un pelotero mediocre, sino duró 15 años en las grandes ligas como segunda base de los Cachorros, Dodgers de Brooklyn y Bravos de Boston. Manejó con muy mala suerte a los Piratas en 1947 y con Medias Rojas de Boston de 1964 a 1966. Es más, ya está en el Salón de la Fama de Cooperstown, donde llegó en 1975. La manera como debutó el sábado 29 de Agosto de 1931, lo llevó a este salón de la vergüenza, cuando en su primer turno, al debutar en las grandes ligas, se enfrentó al zurdo Si Johnson de los Rojos de Cincinnati y en una de las pichadas, hizo tremendo swing, que la pelota, después de pegar en el home, al regresar por su rotación, le pegó en la cabeza, cayendo noqueado. Salió en brazos y pronto se recuperó en el dugout. Entro de emergente, Flootsie Blair, que en la tercera entrada, bateó jonrón. Es el único que ha sido golpeado después de batear de foul. Ese partido lo ganaron los Cachorros por 14-5.

 

Los Mets de Nueva York de 1962, al debutar en las Ligas Mayores, fue algo fuera de serie. Por lo pronto, un día antes de su presentación en San Luis, se subieron 16 en el elevador del Hotel Chace y quedaron atrapados por espacio de 20 minutos. Al día siguiente en el primer partido de su historia, perdieron por 11-4 ante Cardenales. Lanzando Roger Craig por los Mets, le hicieron dos carreras en la misma primera entrada y la primera en su historia, fue por un balk, estando en tercera Bill White. Fueron nueve juegos seguidos que perdieron al debutar en la Liga Nacional. El primer triunfo fue en el Polo Grounds, estadio donde empezaron a jugar y lo obtuvieron con marcador de 8-6 sobre los Filis, con triunfo para Roger Craig en labor de relevo. Manejados por Casey Stengel, quedaron en el sotano, donde compitieron 10 equipos, terminando con 40-120 a 60.5 del campeón, Gigantes de San Francisco.

Hay un equipo, peor que estos Mets y se trata de los Spiders de Cleveland de 1899, cuando solo funcionaba la Liga Nacional. Fueron 12 equipos los que participaron, siendo los campeones los Superbas de Brooklyn con 101-47 y Cleveland quedó a 84 juegos del primer lugar, pues solo ganador 20 juegos por 134 derrotas. Fueron coleros en carreras anotadas, dobles, triples, jonrones, promedio de bateo y anotaron 529 carreras contra 1,252 que les timbraron. En seis ocasiones, tuvieron rachas de más de 10 derrotas. Sus dos lanzadores titulares fueron Charlie Knneper y Jim Hughey, que solo ganaron 4 juegos cada uno y perdieron 52 veces. Algo...Después más lanzamientos.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.