Lanzando Para Home

Decía Miñoso: "Durante mis primeros años en las Mayores mis oídos escucharon cosas terribles. El mundo no me puede quebrar, dejé que todo me entrara por un oído y me saliera por el otro". Era, sin lugar a dudas, la procesión del hombre de color en la atmósfera del mundo blanco, que no asumía el valor de los hombres.


Todavía estaban anclados en la vieja retórica de sus antepasados, conservando el germen del prejuicio racial. El legendario Ted Williams, en una ocasión le replicó a Miñoso: "No puedes dejar que nadie maneje tu vida con insultos o diciéndote que no puedes jugar". A veces tuve que hacerme el payaso cuando jugaba, tuve que escuchar y reírme, incluso llorar por dentro, pero nuca dejé que notaran que eso me molestaba.

Desde niño, Orestes, aprendió a jugar béisbol en La Lonja. En 1933 pasó un ciclón por Matanzas y el fuerte viento derribó la casa de su mamá, que con sus cinco hijos, vinieron a vivir a una caseta, que se utilizaba para guardar los proyectores de correr películas, que estaba debajo de la glorieta del terreno de ese estadio. En recuerdo al tiempo que vivió en La Lonja, cuando se convirtió en un pelotero famoso, no dejaba de venir a éste parque, para jugar contra un equipo de Central España. Invitaba a peloteros cubanos, ya famosos en el béisbol profesional, como Julio Bécquer, Héctor Rodríguez, José Valdivieso, Carlos Paula, Orlando Leroux y Julio "Jiquí" Moreno.

 

Escuchaban por radio las trasmisiones, cuando jugaba el equipo Marianao, que era el consentido entre la población de su pueblo natal. En 1957, fueron los campeones y compitieron en la Serie del Caribe, que se celebró en el Estadio del Cerro. Aquel equipo, manejado por Napoleón Reyes, bateaba de la siguiente manera: José Valdivieso 6, Solly Drake 8, Asdrúbal Baró 9, Orestes Miñoso 7, Hal Smith 2, Julio Bécquer 3, Harold Bevan 5, Witty Quintana 4 y el primer juego, se lo ganaron al Cervecería Balboa de Panama por 4-1, con labor completa de Jim Bunning. La segunda victoria, la consiguió, Mike Fornieles por 7-1, sobre el Caracas, lanzando toda la ruta. En el tercer juego, se toparon con José "Pantalones" Santiago de los Indios de Mayagüez, que los blanqueó por 6-0 y dominó en tres ocasiones a Miñoso. Volvieron a vencer a Cervecería Balboa por 3-1. Parecía que perdían ante los Leones de Caracas, pero en la novena entrada, hicieron 3 carreras, para ganar por 5-4. Se coronaron ante Mayagüez por 8-3. Terminó Miñoso con un alto promedio de .391, pero el mejor fue su compañero, Solly Drake que se fue de 20-10 para .500.

 

Al año siguiente, de nuevo Marianao, representó a Cuba en la Serie del Caribe, celebrada en el Estadio "Sixto Escobar" de San Juan, Puerto Rico, pero ahora terminó con 4-2. Miñoso, ahora estuvo de tercer bat, con Milton Smith de cuarto, el mismo pelotero que conocieron en Culiacán en la vieja Liga de la Costa. Abrieron con paliza de 10-2 sobre el Valencia de Venezuela. No le hicieron nada a Humberto Robinson del Carta Vieja de Panamá, que les recetó las nueve roscas, por 5-0, perdiendo Pedro Ramos. Era el lunes 10 de Febrero de 1958, cuando chocaron el Caguas de Puerto Rico, contra Marianao. En la novena entrada con ventaja para los boricuas por 4-3, vino algo fuera de serie. José Santiago le da la base a Milton Smith y el manager del Caguas, Ted Norbert, llama a Marion Fricano, que recibe hit al centro de Ray Noble, entrando a correr, Rodolfo Arias, viene de emergente Witty Quintana por Valdivieso y es golpeado, el manager, Napoleón Reyes, mete de emergente a Orlano Leroux por el pitcher Pedro Ramos, bateando por el jardín derecho, en donde Marcial Allen, la toma de aire, pero al chocar con la barda se le cayó la pelota. El umpire de primera, marcó out y buscaron el triple play. El venezolano, Roberto Olivo, que fungió como juez principal, marcó hit el batazo y Marianao empató el marcador. Vino la gran bronca, cuando aficionados empezaron a lanzar sillas, botellas y toda clase de proyectiles al terreno de juego. El presidente de la Liga Cubana, protesto airadamente a George Trautman, que estuvieron a punto de irse a los golpes. La suspensión se mantuvo y se reanudó al día siguiente a las 18 horas. Entró a lanzar por Caguas, el zurdo Juan "Terín" Pizarro con la caja llena y al darle la base por bolas al segunda base, Casey Wise, se vino de caballito la carrera del triunfo. Marianao terminó con 4-2, ganando su segunda Serie del Caribe. Por su parte, Miñoso, consiguió 8 hits en 22 turnos, para un excelente .364, siendo el mejor bateador, el jardinero del Valencia, Bob Wilson con .400...Después más lanzamientos.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.