4 Zarpazos y a Celebrar

Los Tigres sólo necesitaron de 4 zarpazos para arreglar la situación del 90 Aniversario de la LMB frente a un Acereros de Monclova que dejó todo ante los Toros de Tijuana, ya saben que cada serie es diferente, Acereros se vio bien contra los Saraperos de Saltillo, pero lució mucho mejor ante los Toros y luego le llegaron las lesiones, sin embargo, los Tigres venían de sostener dos series durísimas y muy desgastantes contra Oaxaca y Yucatán y ambas se fueron hasta el séptimo juego que supieron resolver sacando la garra felina y se llenaron de confianza para ir sin miramientos a fundir el acero, cosa que consiguieron en 5 juegos, y a celebrar todo mundo en el paradisiaco Puerto de Cancún.



Así se cerró una página brillante de la Liga Mexicana, con unos Tigres que demostraron cómo se ganan campeonatos, con jugadores hechos para jugar y ganar finales, es más, a algunos ya no les alcanzan los dedos de la mano para lucir los anillos de monarcas, tal es el caso de Iker Franco, Fello Amézaga, el Cuate Sergio Contreras, Pollo Minjarez y el Tigre Chacho, con el Chapo Vizcarra moviendo la batuta a ritmo de puro batazo limpio y realizando los movimientos oportunos en el staff de pitcheo y Chito Rodríguez como el gran jefe en la oficina ejecutando la jugada clave de la temporada, que fue remover al manager Jerry Royster cuando los Tigres estaban jugando al beisbol como unos gatos.
De hecho, hubo varios timoneles que entraron de relevo e hicieron la chamba como Mario Mendoza en Torreón, Lino Rivera en Campeche, Chucho Sommers en Aguascalientes y Paquín Estrada en Tabasco, en un movimiento extraño que dejó fuera a Houston Jiménez.


En el caso de los Sultanes de Monterrey y el Aguila de Veracruz no hubo poder alguno para borrar una de las temporadas más negativas jamás vistas desde que despidieron a Miguel Flores y Héctor Estrada, porque Dereck Bryant simplemente los hundió más, sólo que Pepe Maiz y Roberto Magdaleno no se daban cuenta cuando todos en la Sultana del Norte veían como el equipo se desmoronaba horriblemente.


En el caso de los Broncos de Reynosa, el Shibigón Rafael Castañeda hizo lo que pudo con lo que tenía, que no era mucho, y en Saltillo ya deben de ir pensando que el ciclo de Chico Rodríguez está por finalizar... Supongo que ya la mayoría de los clubes empezaron la cuenta regresiva trabajando, primero con los novatos avanzados que militarán en la Liga Invernal Mexicana que no es otra que la Liga del Bajío, con el experimento de tener a los dos equipos más populares en la Ciudad de México.


Recordando a la Liga del Bajío, aquellos trabucos de Moroleón con Alberto Joachín, Celaya con Enrique Castillo y Pancho García, las plazas de Yuriria, Salvatierra, Uriangato y Salamanca con todos los jugadores de los Saraperos de Saltillo y el veterano Hilario ''Jungla'' Salinas siendo el manager Andrés Tanaka, además de La Barca, Arandas (Manolo Fortes) y Ocotlán con Jaime Favela y Sahuayo donde dirigió mucho tiempo el gran Héctor Rodríguez considerado en su tiempo como el mejor tercera base de Cuba, sin olvidar a Lagos de Moreno con Orestes Miñoso en el timón en aquella caja de cerillos donde el zurdo Guillermo Barranca hizo historia después de ser un brillante lanzador amateur.


Acá en la frontera norte hubo división de opiniones en cuanto al nombramiento de Edgar González como nuevo piloto de los Aguilas de Mexicali, unos opinan que no tiene experiencia y menos para un beisbol tan fuerte como lo es la LMP y otros señalan que es un tipo estudioso, inteligente, motivador y con muy buenos contactos en San Diego, Cubs y Japón, además de que su hermano Adrián no lo dejará solo y le echará la mano con recomendarle algunos importados... Lo que no tiene vuelta de hoja es que tiene un paquetón en sus manos y ojalá no le suceda lo mismo que a Bobby Magallanes cuando éste a las primeras de cambio dejó sin alas a los Caballeros Aguilas.


Por otro lado, los Toros de Tijuana dijeron que su Show Case había sido un éxito y si lo dicen por el poder de convocatoria que tuvieron en cuanto a scouts de Grandes Ligas eso es correcto, pero no en lo deportivo, ya que en las 60 yardas los tiempos fueron muy bajos, en cuanto a los infielders, se notó mucho nerviosismo entre los jovencitos, sobre todo entre los antesalistas y un pitcher convertido en primera base. En los receptores destacó Fernando Sánchez y entre los lanzadores un chico de Guadalajara apellidado Carrillo y párele de contar... De promedio para abajo, no se de dónde se agarran que fue un éxito, todo magnifican y eso no me lo contaron, nosotros lo vimos, y con los dos ojos como dice un comercial de una clínica de ojos que está sonando mucho en Tijuana... CATCH THE FEVER.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.