"Guty" Murillo orgullo de la UABC

Agustín Murillo Pineda nació el 5 de mayo de 1982 en Tijuana y es orgullosamente Cimarrón de la UABC donde estudió Ingeniería Electrónica antes de irse a probar suerte con los Diamondbacks de Arizona, luego de que el finado scout Jack Pierce lo descubrió jugando para los Misioneros de Sonoyta en la Liga Norte de Sonora.


Uzi González, un pitcher mexicalense de la UABC de Mexicali fue el que lo invitó a jugar los fines de semana a Sonoyta.


Su paso por las Menores fue meteórico hasta llegar a la Triple A con los Aces de Reno, Nevada. Todo parecía dispuesto para que el Guty debutara en las Grandes Ligas, pues sus progresos con el guante y la ofensiva eran notables, sin embargo, un control antidopaje arrojó positivo y fue suspendido con 50 juegos, a partir de ahí hubo de volver a empezar, si usted quiere con desaliento, quizás frustración y mucho, pero con mucho coraje, pues no era justo, cuando estaba en el mejor momento de su carrera lo paran por un medicamento contra el resfriado.


Como que los Diamantes le perdieron la fé y Guty ya no continuó en el beisbol de los Estados Unidos y bajó su ritmo, entonces decidió enfilar el horizonte hacia el Cerro de la Silla y a Cajeme, pues todos en invierno comentaban que Murillo era un cincho para llegar a la gran carpa, por sus espectaculares atrapadas en la esquina caliente, sus robos de bases, su marca de dobletes, cuadrangulares, average y su humildad resultaban oro molido para los Yaquis de Obregón que lo llevaron a conquistar tres coronas de manera consecutiva y a participar en Series del Caribe y el Clásico Mundial de Beisbol.


En la actualidad, ya todo un jugador cotizado en la pelota mexicana aporta su calidad y experiencia a unos Sultanes de Monterrey que tienen el material para estar en la gran fiesta de la LMB siendo el antesalista tijuanense uno de los pilares del club regiomontano al lado de Chris Roberson y Luis Alfonso García.


Con todo y sus estrellas, el equipo tripulado por Miguel Flores apenas pudo sacar una victoria de 6 juegos celebrados
contra los Toros en la frontera más visitada del mundo y fue porque Murillo le conectó un salvaje jonrón de más de 420 pies al lanzador hermosillense Alejandro ''Cañoncito'' Martínez. Fue en un doble juego en el majestuoso Estadio Gasmart y en el primer encuentro también había sacudido la barda disparándole cuadrangular por todo el jardín central al gigante José Contreras, una de las glorias del olimpismo cubano y con un pasado ligamayorista brillante con los Yanquis de Nueva York y los Medias Blancas de Chicago. El palo que le dio al ''Cañoncito'' todavía no cae y no nos lo contaron, lo vimos con nuestros propios ojos, ¡fue descomunal!


Con la confianza de haberlo conocido desde niño, pues el Guty era el batboy de los Gigantes del Libo en la Liga de La Mesa, donde jugaba su papá, bajamos al dugout de los Sultanes para sostener una breve charla con él, pues tenía doble juego y había que comer algún refrigerio y estirarse para evitar la limpia, cosa que así sucedió por el criminal bambinazo que conectó.


Guty, estás sosteniendo un temporadón, ¿a qué se debe este magnífico momento por el que estás atravesando y si hiciste algún ajuste para mejorar tú bateo?


''Corregí algunas cosas, efectivamente hice ajustes, Lo que hice fue que empecé a ser más agresivo en los primeros pitcheos, abrí un poco la cadera y mi swing en vez de arriba hacia abajo como es la técnica tradicional lo hice a la inversa. Sin exagerar, es un swing como de golf (el clásico cuchareo) donde alcanzo más los pitcheos, algo sencillo que me está dando resultados y por eso estoy pegando jonrones''.


¿Y cómo se te ocurrió, o alguien te pasó el tip?


''No, nadie, jugando en la caja, ya sabes que yo uso mucho la T (la base donde se pone una pelota para batear malla) y la puse pegada y bajita y mi swing no era completo así que abrí la cadera y empecé a hacer swing de avión, por eso están saliendo los cuadrangulares''.


¿Y que nos dices de la pelota de invierno, con estos números no creemos que se atrevan a soltarte los Yaquis?
''Mira, yo llego aquí y no sé nada de Obregón, llego allá y no sé nada de Monterrey''.


Agustín Murillo al terminar la serie contra los Toros de Tijuana aparecía como octavo mejor bateador de la LMB con un excelente .357 de promedio, con 24 vuelacercas, 87 carreras producidas, 27 robos y apenas 33 ponches recibidos lo que lo hace un jugador muy completo, es decir, corre, batea, tira, defiende y con poder, pero eso no es nada, lo mejor es su trato, su humildad, su sencillez, la forma en que todos sus compañeros lo aprecian, cómo enseña a los novatos cuando está de vacaciones en Tijuana y empieza a prepararse para otra temporada, sea de verano u invierno, siempre tiene un consejo y alguna palabra motivante para el chico que empieza y que sueña con llegar lejos, le gusta enseñar, tampoco le molesta que le hagan preguntas sobre beisbol y saluda de buen modo al que le solicita un autógrafo, obviamente sin olvidar su pasado como Cimarrón de la UABC, su gran orgullo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.