En La Caja De Bateo

Memo Garibay Uno De Los Mejores Managers

Memo Garibay fue un buen jardinero, buen bateador...Bueno a secas sin cualidades de súper estrella.


 


Martín Dihigo los definió así: "Más que un gran atleta es un tipo inteligente" En una ocasión, don Memo comentó: "Parece que ahora mi familia es famosa por su relación conmigo", frase que no cayó muy bien a la prensa especializada, quien comentó que la fama "se le había subido".


Con los años, como es lógico sus facultades físicas fueron disminuyendo, pero el seguía allí, dentro del terreno de juego. De jardinero pasó a receptor y después a la primera base. Seguía bateando bien.


En la Liga de la Costa del Pacífico, alguien se fijó en él, "¿qué necesitas para hacer campeón a Mazatlán?", preguntó el magnate. Memo, sin vacilar señaló los huecos y como el propietario de los rojos del puerto tenía mucha$$ ganas de ser campeón, accedió a las peticiones de Memo, chequera en mano.


Y los Venados fueron campeones de la Liga de la Costa del Pacífico.


No se conformó Garibay con ser campeón en una organización que era en ese entonces, un juego de millonarios que pagaban en ese tiempo por tener un gran béisbol.


Entró entonces a los Tigres de Alejo Peralta y puso los cimientos de esa gran organización que fue modelo de lo que es el béisbol como negocio de fabricar, desarrollar y vender peloteros.


Y en 1960 esos Tigres fueron campeones de la Liga Mexicana.


Más tarde, el 15 de marzo de 1963, Pancho García pegó su inolvidable Jonron para dejar tendidos en el terreno a los Medias Blanzad de Chicago en un juego de exhibición.


Puede decirse que esa fue la culminación de un trabajo que hizo a los Tigres de Peralta convertirse en los "queridos" Tigres del México.


El 16 de agosto de 1967, Memo Garibay llevó a los Charros de Jalisco a su primer campeonato. Fue también la culminación de sus trabajos dentro de la organización jalisciense, una organización que se distinguió en los setenta por formar jugadores, desarrollaros y venderlos a Grandes Ligas.


Esa noche inolvidable para Memo, estaban con él Pancho García, Eladio Urías, Pepe Rodríguez, Elrod Hendricks, Winston Llenas, Ildefonso Ruiz, Rivera, Mendoza y Panchillo Ramírez el gran lanzador, entre otros buenos peloteros.


El marcador fue 7-0, venciendo a los Diablos 7-0 en su propio estadio. Ildefonso Ruiz produjo con sus batazos 3 de la s7 carreras, pero el gran triunfo fue para el lagunero Memo Garibay.


Asi, Memo alcanzaba los tres campeonatos en LMV. En 1950 llevó al campeonato a los Hermanos Carmelitas de Unión Laguna al cetro, en 1960 guió a los Tigres capitalinos a ganar el gallardete y ahora lo hacía con los Charro de Jalisco.


Hasta ese momento, ningún manager mexicano había logrado tres campeonatos en la liga; ni Carmona, ni Herrera, ni Pasquel, ni siquiera Cananea.


Después, Memo fue directivo del Unión Laguna, entrando a una nueva fase dentro del béisbol.


En Liga Sonora – Sinaloa, hoy LMP dirigió y fuer gerente de los Naranjeros de Hermosillo.


Memo ya forma parte del Salón de la Fama del béisbol Mexicano.


don nacho



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.