En La Caja De Bateo

Falleció Pompeyo Davalillo

Nos llega la triste noticia del fallecimiento del venezolano Pompeyo Davalillo, pelotero que llegó a Grandes Ligas y después fue manager en algunos países.


Pompeyo Davalillo nació en Zulia, Venezuela y es reconocido como uno de los mejores managers del béisbol venezolano. Antes de ser dirigente, Davalillo fue un buen pelotero, que según él no pudo llegar más lejos en el béisbol debido a las lesiones; recuerda 1953 como el año en que perdió la mejor oportunidad de su carrera.

 

Pompeyo firmó como profesional en 1952 con el Vargas, pero antes de iniciar la temporada venezolana pasó a lo Leones de Caracas. Un año después partió a Estados Unidos y el 17 de Junio de 1953 debutó en Grandes Ligas  a los 22 años de edad con los Senadores de Washington con quienes jugó 19 partidos.

 

En invierno regresó a jugar a Venezuela, desafortunadamente allá se rompió el tobillo y la rodilla, estuvo 2 años con yeso, y según platicó él, allí perdió su carrera en Grandes Ligas, al respecto Davalillo comentó: “Por eso yo nunca le digo a nadie si juega o no aquí; ese es problema de ellos y lo cierto es que yo perdí mi carrera”.

 

Aquél episodio cambió su vida, porque al año siguiente no pudo cumplir el contrato que había firmado con los Senadores, incluso con un aumento salarial.

 

Después de esa lesión regresó a Estados Unidos, pero sólo jugó en Ligas Menores, además jugó en la pelota del Caribe, principalmente en la cubana. Sin embargo, Davalillo se retiró muy joven, a los 33 años de edad.

 

En una ocasión, Davalillo comentó: “Cuando mi carrera estaba declinando decidí retirarme, no quería llegar a causar lástima, es que las rolas que antes levantaba se me iban”. El Caracas le dio la oportunidad como coach de primera y luego pasó a tercera, dando inicio a una exitosa carrera técnica en el béisbol, que después lo llevó a ser dirigente de varios equipos tanto en Venezuela como en otros países.

 

Pompeyo Davalillo en México

La primera vez que Davalillo vino a México fue en 1951, cuando se efectuó en el Parque Delta la Serie Mundial de Béisbol Amateur, él venía jugando la tercera base del equipo venezolano.

 

 

Pompeyo retornó a México contratado por los Tigres capitalinos en 1963, su estilo de juego en las paradas cortas gustó a la afición felina. Después los Tigres tomaron la decisión de jugar sólo con peloteros mexicanos y Davalillo fue enviado a dirigir la sucursal de Villahermosa, Tabasco. Así inició su carrera como manager.

 

 

A mediados de la década de los setenta, Pompeyo vino a dirigir a los Rieleros de Aguascalientes, gustó mucho como estratega, aunque Rieleros no era entonces un equipo contendiente tuvieron una campaña regular.

 

En la Serie del Caribe 1993 celebrada en Mazatlán Sinaloa, Sonora, Pompeyo Davalillo vino dirigiendo a  Venezuela.

 

 

Y Davalillo causó polémica…

 

Tomo esta nota del libro “La Otra Historia a contraluz: del Pacífico al Caribe”, escrito por el Dr. Arturo León Lerma:

 

“El evento resultó de gran éxito económico y deportivo, empezando por la inauguración y la presentación de Fernando Valenzuela, en el que México derrotó a las Águilas Cibaeñas por 3-2, sólo mancillado por la actitud vergonzosa de Pompeyo Davalillo, manejador de las Águilas de Zulia, que se negó a jugar un partido por haberse reprogramado su último juego contra México  debido a que la última jornada empezó muy tarde porque dirigentes de la CONPEPROCA y de la Confederación del Caribe se tomaron varias horas en definir cuando jugar de suscitarse un empate entre Puerto Rico y Dominicana, que obligaría a un partido extra el día siguiente”.

 

“El acuerdo llegó muy tarde; se programó el juego decisivo a primera hora y se coronó Puerto Rico. Pero sucedió que el partido entre México y Venezuela se tuvo que recorrer para las 11 de la noche, y el atractivo principal era la actuación del “Zurdo” Fernando Valenzuela. Davalillo y sus huestes se encontraban en el estadio desde las 7 de la tarde y al ver que jugarían hasta avanzada la noche, una vez concluido el partido entre Santurce y Cibao, tomó la decisión de retirarse al hotel y no jugar”.

 

“No valieron gestiones; Davalillo se escondió y sus jugadores se fueron de juerga. Los miles de aficionados que abarrotaron el “Teodoro Mariscal” exigían la presentación del espectáculo que habían pagado, Fernando Valenzuela calentaba en espera de los venezolanos que nunca llegaron, dejando a la afición con un palmo de narices. Finalmente se decretó el “forfeit” y la Confederación decretó una multa de 25 mil dólares para el equipo de la familia Machado y la suspensión de Davalillo por 3 años, en los que no podría dirigir ningún equipo de la Confederación”.

 

Hasta aquí lo escrito por el Dr. Arturo León Lerma respecto al tema que abordamos: Pompeyo Davalillo.

 

Descanse en paz el gran venezolano.

 

Hasta el próximo turno de bateo.

 

FACEBOOK: José Ignacio Peña M.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.