El Natalicio De Héctor Espino

  • Imprimir

Héctor Espino, a 73 años de su nacimiento.

¿Cómo lo catalogaban sus rivales y compañeros?

Se ha escrito mucho sobre el gran Héctor Espino, pero poco se ha conocido como lo veían sus rivales y compañeros dentro del terreno de juego. Aquí algunas opiniones de peloteros y managers de su época.


Wilfredo Calviño manager cubano de los Diablos Rojos del México, al pedírsele comparara a Elvio Jiménez, un gran bateador dominicano de Liga Mexicana con Héctor Espino respondió: "Elvio Jiménez es un buen bateador, muy bueno, pero al lado de Espino es el segundo. No hay nadie con tanta facilidad para batear en esta liga como Espino; el tiene tres ventajas: primero es un bateador consistente, que cuando no da jonrones da dobles o sencillos, segundo tiene mucho poder y tercero no se poncha.


Así que siempre pone la bola en juego. ¿Por qué no se poncha? Es cuestión de observarlo, Espino nunca deja ir la fuerza bruta, es un bateador de muñecas poderosas y espera hasta el último momento para hacer el swing; otros jonroneros que se ponchan mucho empiezan a hacer el swing desde antes, y si los engañan se quedan dando vueltas como trompo, pero usted nunca verá a Espino dando vueltas en el plato, aún cuando falla no pierde el compás. El poder suyo esta en las muñecas, y por ello se poncha tan pocas veces".


Calviño respondió a otra pregunta: "claro que habría podido jugar en grandes ligas, no hay un lanzamiento especial para dominarlo, curva, recta, cambio, todo batea. El otro día que tenía casa llena y Espino al bat estuve tentado a darle la base intencional", y continua "han sido tres los bateadores mas formidables que he manejado en la Liga Mexicana: Miguel "Becerril" Fernández en el México, Al Pinkston en el Águila de Veracruz y Espino en el Monterrey. Espino es el mejor de los tres, aunque como bateador sólo por una pestaña de ventaja sobre Pinkston, pero Héctor es mucho mejor defensivo".


Eduardo Acosta, lanzador compañero de Espino en invierno en Hermosillo pero rival en verano con Saltillo opina: "¿Qué si creo que Espino es el mejor bateador de la liga mexicana? No lo creo... ¡estoy seguro! No hay uno mejor que el; lo principal cuando viene a batear es no repetirle una misma pitcheada; es decir tirarle recta, curva, cambio, slider... y aun así va a batear la mayoría de las veces. Es un gran compañero y lo he comprobado con los Naranjeros. Siempre ayuda a todos, y de un tiempo para acá ha sido un libro abierto con todos. Aquel carácter retraído que me contaban tenía ha desaparecido".


El lanzador dominicano Silvano Quezada, su compañero en Tampico, que antes fue su rival, comenta: "Es ahora cuando me he dado cuenta de la clase de bateador que es, al verlo todos los días me ha dejado maravillado. Habría ganado una pila de dólares en Grandes Ligas; he visto muchos peloteros de la Gran Carpa en Dominicana, que no se le pueden comparar. ¿Qué le lanzaría si me enfrentara a él? Trataría de pasarle un buen slider, pero no podría garantizar nada. Espino es de esos bateadores privilegiados que cuando uno puede dominarlos, debe sentirse el hombre más dichoso del mundo".


Juan Suby al platicar sobre el lanzamiento ensalivado, su mejor arma dice: "hay ocasiones en que el pitcher de saliva falla también. Es cuando a uno le secan saliva y recuerdo cuando Espino dejo seco un lanzamiento allá en Sonora. Es difícil dominar a Espino, naturalmente no va a gatear de 4-4 todos los días, pero es difícil que se vaya a dormir sin un par de hits muchas veces me he enfrentado a Espino, y cada vez me parece mejor bateador".


El lanzador Pepe Peña opina: "como jugué en Estados Unidos en verano solamente veía a Espino en invierno. Cada año que pasa me ha lucido como un mejor bateador, más peligroso. Le tiro mi mejor lanzamiento de tenedor, que es mi fuerte, pero Héctor le da un palo a cualquiera".


Peña jugo en Grandes Ligas con Rojos de Cincinnati y Dodgers de Los Angeles y comento: "conocí a muchos bateadores en Grandes Ligas que no pueden cargarle el guante a Espino. Creo que Héctor batearía unos .290 en las Mayores con bastantes jonrones. Hubiera sido un éxito, y en el tiempo que estuve en el Dodgers no recuerdo haber visto en ese equipo a un bateador tan bueno como él.


El cubano Orestes Miñoso que jugó 15 años en el Gran Circo opinó: "si yo pasé 15 años jugando buena pelota en Grandes Ligas, Espino habría durado 25 cuando menos. Por que el batea mas que yo, tiene mas facultades que yo, fildea y corre mejor, por eso habría sido estrella de muchos años en el mejor béisbol del mudo, además no se poncha seguido, por lo que tiene todos los atributos.


"Desde la primera vez que vi batear a Espino, lo califique como el mejor bateador mexicano que he visto en mi vida. Conocí muy bien a Beto Ávila que jugo mucho tiempo en Grandes Ligas. Beto fue una estrella, pero lo logró a base de esfuerzo, inteligencia y practica. En cambio Espino es uno de esos bateadores naturales, de los que nacen para batear. De una vez en la vida. Si el no quiso ir a las Ligas Mayores fue su gusto y cada quien tiene derecho de hacer lo que quiera con su vida".


El receptor Gregorio Luque uno de los mejores defensivos de la Liga Mexicana con Saltillo y con Los Mochis en Liga Mexicana del Pacifico opina: "cuando viene a batear Espino, uno tiene que ver cuantos hombres hay en base y como va el partido. Digamos que nuestro equipo va ganando 3-0, y no hay hombre en base, lo mejor es darse el lujo de lanzarle al centro, duro pero al centro y si da jonron no habrá hecho mucho daño. Pero con el juego cerrado, con hombres en base y Espino al bat, la situación es distinta, entonces habrá que trabajarlo con delicadeza y con los mejores lanzamientos del pitcher en turno".


Ronnie Camacho fue por un tiempo el bateador mexicano con más jonrones en la Liga Mexicana, hasta que Espino mejoro la marca y Ronnie comenta: "aun como novato era difícil engañarlo". Le tiraban al principio lanzamientos pegados y duros, y parecía que tenía problemas, pero aprendió a batear esos lanzamientos y tirarle ahora una bola pegada es un suicidio".


El lanzador coreano Wong Kuk Lee que jugó en Japón dice: "No hay un bateador tan completo como Espino. En Japón hay un bateador como Oh que da muchos jonrones, pero se poncha mucho, no es tan consistente como Espino en porcentaje y carreras producidas, Espino es mejor que Oh".


En Grandes Ligas varias veces trataron de llevárselo, por ejemplo: después que en 1964 impuso record de jonrones con 46, Espino fue vendido por los Sultanes de Monterrey a Los Cardenales de San Luis, pagaron por el 30,000 Dólares, y lo llamaban el Babe Ruth moderno de México. Pero Espino nunca reporto. En otra ocasión los Ángeles de California lo invitaban a su campo de entrenamiento, pero tampoco quiso hacer el viaje.


La famosa anécdota

Un día que los Pericos de Puebla iban a enfrentar a los Sultanes de Monterrey, antes del juego el manager cubano Tony Castaño daba instrucciones a su pitcher abridor de cómo lanzarle a cada uno de los bateadores Sultanes. "al primer bat tírale duro al pecho, al segundo curva afuera, al tercero trabájalo con cambio y recta, al quinto lánzale slider, disculpe Señor- interrumpe el lanzador – se salto a Espino el cuarto bat, Castaño responde: "olvídalo chico ya vamos perdiendo 1-0".


Esta es pues, una forma diferente de recordar la carrera de Espino, no por sus números que ya sabemos que son impresionantes, si no recordando las opiniones de sus compañeros y contrincantes de su época, y admirar más todavía la clase de bateador que fue, simplemente el mejor bateador mexicano de todos los tiempos.


Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.