Doble Play

Doble Play

Hace tres años, en la Liga Mexicana de verano, por una votación mayoritaria contundente, porque solo el equipo de los Tigres de Quintana Roo voto en contra, se aprobó la contratación libre de peloteros de origen México-americano para todos los equipos, pudiendo jugar estos como peloteros aztecas.



Pero luego se limitó a nueve hasta antes de las últimas dos reuniones de la liga, y ahora, se habla de que deberían ser solo tres, este asunto ha procreado una división entre dos grupos, uno de ocho equipos que están acostumbrados a tener la sartén por el mango, entre ellos los equipos de mayor tradición como Diablos, Tigres y Sultanes, y otro donde suman siete novenas, porque no se ha oficializado la llegada a la liga de León, franquicia que tenía su sede en Reynosa, donde hay conjuntos como Yucatán, Puebla, Tijuana o Laguna.


Ahora, según palabras de José Maiz, dueño de los Sultanes de Monterrey, se pretende que esta medida sea eliminada y más moderada, dejando el número de peloteros de este tipo entre tres para cada equipo, agregando seis extranjeros y dos novatos.


El asunto es que a este primer grupo quizá se le olvida que, en la amplia frontera de México con EU, nacen cientos de peloteros que juegan en ambos lados, porque allí viven, estudian o trabajan, sin importar en qué país residen actualmente y, desde luego, sus padres, ambos o alguno de ellos, son de origen mexicano.


Tampoco recuerdan, probablemente, que en los Estados Unidos ya hay varios millones de mexicanos que residen por allá desde hace muchos años, allá hicieron su vida, se casaron y tuvieron hijos que luego se convirtieron en peloteros y son hijos de mexicanos, que aunque no tengan, originalmente, papeles de residencia mexicana, por sus venas corre sangre beisbolera mexicana y muchos de ellos desean venir a jugar a la tierra de sus padres, cosa que hace actualmente en la Mex-Pac, Sergio Romo, relevista de los propios Gigantes de San Francisco, por ejemplo.


Claro, por razones lógicas, a los equipos que tradicionalmente eran los trabucos a vencer en la Mexicana de Verano, y que en sus filas no contemplaban a peloteros México-americanos, pues no les ha convenido ya que un equipo pueda contratar a los que quiera de ese tipo, porque son jugadores de gran calidad que traen escuela y calidad del béisbol de los EU, y por ello les dan una fuerza extra que les ha permitido contender con los siempre grandes por el campeonato de la liga, tal es el caso de Yucatán, Puebla, o Tijuana en los últimos dos años.


Haciendo un poco de historia, debemos recordar la gran cantidad de peloteros de origen México-americano que jugaron en esta liga en los años 70’s y 80’s, mostrando una tremenda calidad y siendo un imán de taquilla para los equipos donde participaron, tal es el caso del pitcher derecho de los Indios de Juárez, Rafael García Cornejo, oriundo de Los Ángeles, California, quien en 1979 tuvo marca de 20-6 con 1.69 de efectividad, García jugo por 9 años con Juárez y tuvo marca de por vida de 147-81 con 3.03 de ERA, “nada más”.


Y no es el único caso, claro está, por ejemplo, en 1976 tuvimos a varios peloteros mexicanos nacidos en tierras estadounidenses, jugando en México, como Ignacio Bracamontes, Roberto “Babo” Castillo, Ricardo Sandate, Guadalupe Salinas, Miguel Beltrán o Eddie León.


Ricardo Sandate García, pitcher zurdo nativo de Corpus Christi, Texas, jugo por espacio de 15 años en la liga, teniendo su mejor campaña en 1979 con 16-12 y 2.33 de efectividad, en un equipo muy modesto como lo eran los Petroleros de Poza Rica, mientras que el también lanzador, Guadalupe Salinas López, que jugo por 7 años con Reynosa habiendo nacido en Edimburgo, Texas, tuvo foja de 138-114 con 3.14 de carreras limpias, él tuvo su mejor actuación en 1977, cuando jugando para el Unión Laguna sumo 22-9 con 2.23 de limpias admitidas, es decir, tres de los mejores pitchers de la liga en esos ayeres, eran “pochos”, no será ese merito suficiente para que los actuales presidentes y dueños de los equipos, dejen de pelear y lleguen a un acuerdo, usted y yo creemos que sí.


Ahora bien, se dice que en la población coahuilense de Castaños, se están expidiendo actas de nacimiento por montones para este tipo de peloteros, puede ser cierto, pero lo que no se dice es que ellos tienen sangre de origen mexicano y que por alguna razón, que se desconoce en la mayoría de los casos, los padres omitieron sacarles el acta mexicana, porque ya residían en los EU, de donde seguramente no pensaban regresar.


Otra de las cosas que alegan los poderosos, es que ellos se inclinan porque la liga debe desarrollar peloteros mexicanos, oriundos de este país, para que sean firmados y enviados a Ligas Menores, e incluso lleguen a la MLB, tal cosa es excelente y lo seguirá siendo, pero lo que no dicen es que por cada pelotero que salga de algún equipo de la liga, el dueño del equipo recibe el 80% del contrato por la firma, es decir hay un gran interés económico de por medio.
Lo cierto, es que los peloteros residentes en las fronteras mexicanas con los EU, como es el caso de Ciudad Juárez, Chih., y El Paso, Texas, somos una sola comunidad de gentes que nos gusta el béisbol y lo jugamos en ambos lados de la frontera, incluso, hay algunos que se matrimonian, viven y trabajan en los EU, pero siguen siendo tan mexicanos como nosotros y más si se trata de jugar béisbol.


Tal es el caso, por ejemplo, de la saeta de Salaberna, Zacatecas, Antonio Briones, quien vive, se casó, trabaja y juega aun béisbol en la Liga Old Timers de El Paso, Texas, y en dicha liga, vemos acción peloteros de origen mexicano que vivimos en cualquiera de los dos lados de la frontera, pero que para el asunto béisbol, “todos somos mexicanos”.


Por otro lado, ¿que no se dice que estamos en tiempos plenos de la “globalización”?, si es así, pues el béisbol no es la excepción, y no vemos por ningún lado cual puede ser un motivo válido para evitar que los llamados “pochos” jueguen como mexicanos en algún equipo de la liga, ahora bien, como se trata de negociación, pues ambas partes deberán ceder para llegar a un arreglo y fijar una cantidad de peloteros, que podría ser de seis, para que se evite llegar a un problema mayor, que pudiera, incluso, dar origen a otra liga y acabar con los 90 años de tradición que recién se acaban de celebrar.


En fin, la cordura debe terminar por imponerse y no el poder mal entendido, para que en la próxima reunión de la liga, el próximo 17 de febrero se diga a toda la afición que se llegó a un arreglo, que la campaña va, y con los 16 equipos que ya estaban contemplados, ¡vamos señores, pónganse de acuerdo!, el béisbol se los agradecerá.


ZULIA VS LARA, LA FINAL EN VENZUELA.......... Las Águilas de Zulia, equipo representante de la tierra natal del gran paracorto venezolano Luis Aparicio, sumaron 17 años sin llegar a la serie final de la liga, y tuvo que ser un 17 de enero del 2017 cuando los Aguiluchos alcanzaran una vez una serie por el título.


Zulia, termino tercero en la serie regular de la Liga Invernal Venezolana, pero en lo que va de esta postemporada suma marca de 8-1, luego de limpiar 4-0 a los orgullosos Tigres de Aragua y meterle un 4-1 a los peligrosos Caribes de Anzoátegui, por lo que llega a estas instancias, para nuestro gusto, como amplio favorito, ante unos Cardenales de Lara que suman foja de 8-4.


Pero Lara, tuvo que batallar enormemente ante los Bravos de Margarita en el primer playoff, logrando eliminarlos en siete juegos por 4-3, y ahora dio cuenta por 4-1 del comodín Tiburones de La Guaira, con todo y su manager de Grandes Ligas, Osvaldo Guillen.


Las Águilas tiene un +15 en diferencia de anotadas y recibidas con 39-24, pero en semifinales ante Caribes, tuvo que derrotarles en cinco trepidantes partidos, incluyendo el quinto y definitivo en el que ganaron el pase a la final por score de 1-0, con una jugada de squezze play que ejecutaron en la segunda tanda, de hecho, ambas escuadras sumaron apenas 13 carreras en los cinco cotejos.


Para este equipo, jugo en la campaña regular el zurdo conocido del béisbol estatal chihuahuense, Carlos Teller, quien sumo 3-3 con 4.45 de efectividad y ahora mismo, está con ellos el mexicano Rolando Valdez, quien fue llamado como refuerzo y en un par de juegos iniciados esta con 1-0 y un gran 1.93 de ERA, junto a él está el estelar lanzador Carlos Hernández que suma 3-0 en postemporada con un estupendo 1.17 de carreras limpias.


A parte los zulianos cuentan con un muy buen bullpen, con lanzadores como Jailen Peguero, Leonel Campos, Edgar Alfonzo, Rómulo Sánchez y el cerrador Silvino Bracho, quien suma ya 3 salvamentos, ellos tienen el apoyo de una muy buena alineación ofensiva, donde hay peloteros como el paracorto Freddie Galvis con .306, el camarero Jordany Valdespin con .304, el designado Alex Romero con .314, el primer bate y jardinero central Endy Chávez con .366, el antesalista Ronny Cedeño, el jardinero José Pirela y su mejor hombre hasta ahora, José Tabata quien le pega a la bola para un fantástico .520, jugando en la pradera derecha.


La serie final arranca esta misma semana en la ciudad de Barquisimeto, casa de los Cardenales de Lara porque ellos terminaron en el primer lugar, luego de los primeros dos juegos, la acción se trasladará al Luis Aparicio de Zulia para jugarse allí los siguientes tres partidos posibles y de ser necesario cerrar la contienda en la casa de los Cardenales, el ganador acudirá a Culiacán a la Serie del Caribe en febrero próximo.........HASTA LA PROXIMA.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.