Beisbolazos

La Muralla Verde De Boston

Desde 1912 "La Gran Muralla" ha observado las victorias y derrotas de los Medias Rojas de Boston. En esta ocasión los invito a conocer de cerca las intimidades de la "Reliquia" más vieja que tienen en el jardín de la izquierda los actuales campeones de la Serie Mundial, los Medias Rojas de Boston: "La Gran Muralla Verde". Este bebe se remonta a lo lejos, como una gran estatua que tiene sobrepeso y no puede moverse, ni lanzar una bola. Más bien es una observadora mutante que ha vivido toda la historia de esta franquicia desde su nacimiento en 1912.Estacionaria como un gigante en asecho, ésta ha sido testigo de grandes victorias y humillantes fracasos causados por la extravagante capacidad mental de sus dueños, cuyos extravíos se remontan desde sus principios.


Esta pieza antigua pesa alrededor de 20 toneladas y vino al mundo el mismo año cuando el Titanic pasó a mejor vida. Si tocamos su verde piel encontraremos huellas de los impactos que han sido bateados por todos esos grandes jugadores tanto de Boston como de equipos contrarios. La soledad y el mutismo son su lema principal sumado a una autoestima que muchas veces fue lastimada en los momentos más oportunos. Los fanáticos y conocedores del béisbol la llaman de diferentes maneras contrayendo una estrecha relación con ella.

 

Siente en carne propia unos sentimientos deportivos cargados en sus espaldas a través de su historia."La Gran Muralla ", "La Cerca del Left Field ", "El Sepulcro de las Medias Rojas", "El Monstruo Verde", son algunos de los apelativos calificativos de la personalidad innata de esta vieja reliquia. Cuando entramos a los libros de récords podemos darnos cuenta como esta famosa murallita ha hecho más por sepultar las oportunidades de triunfo, año tras año, que toda la gama de generaciones de campos cortos mediocres, serpentineros de brazos flojos y hasta más daño que la prensa enemiga.

 

Si palpamos esto en sentido figurado lo podemos definir como una leyenda deportiva que ha conservado sus propias raíces dentro de una multitud súper deportiva. La gran señora muralla es el enemigo más grande de Boston desde la época de los soldados ingleses cuando la guerra de independencia. Su nacimiento acontece para el año 1912, su configuración tan peculiar se necesitaba en aquella época por las proximidades a las calles de la ciudad.

 

No obstante, "La Muralla" bateó por primera vez cuando en 1919, el propietario de Boston vendió a Babe Ruth. Harry Frazee quería financiar un show de Broadway, y vendió a sus estrella por $125,000 y un préstamo por $350,000. La realidad es que todo el mundo sabía que Babe iba a ser una estrella como jonronero, pero no en Fenway Park, donde el jardín derecho era una carretera y Babe era un bateador zurdo."El Monstruo Verde ", sacó a Babe Ruth de Boston, el béisbol progreso y las Medias Rojas llegaron en último lugar en toda la década de los años 20s.

 

Las Medias Rojas de Boston se fueron en picada en la década de los 20s llegando: Quintos (1920-72-81), Quintos (1921-75-79), Octavos y últimos (1922-61-93), Octavos y últimos (1923-61-91), Séptimos (1924-67-87), Octavos y últimos (1925-47-105), Octavos y últimos (1926-46-107), Octavos y últimos (1927-51-103), Octavos y últimos, (1928-57-96), Octavos y últimos (1929-58-96) y Octavos y últimos (1930-52-102).En el año de 1933 el magnate maderero Tom Yawkey compró a los Medias Rojas de Boston. Este remodeló el parque pero "La Muralla" se quedó igualita.

 

Toda la fanaticada estaba ansiosa porque la nueva remodelación incluyera "La Muralla". Yawkey sin embargo, pensaba que no debería usarse una prominencia tan dominante para algo tan frívolo como el juego de pelota. El nuevo dueño no cambió los contornos adyacentes al parque, pero sí la alineación del equipo. Mediante cambios, trajo a varios bateadores derechos para que volaran la cerca tales como: Jimmie Foxx, Joe Vosmik, Joe Cronin y Rudy York.Los Medias Rojas llegaron a tener 8 bateadores derechos temibles de gran calidad en su alineación. Si bien eran tremendos en efectividad en su patio, se convertían en adornos de pared cuando salían a la carretera a jugar. Era algo así como un hombre cojo en un concurso de pateo.

 

"La Muralla" tuvo años de gloria, su más importante víctima fue el famoso Theodore S. Williams (Ted Williams), uno de los bateadores más grandes que la ciudad jamás había visto. Los Medias Rojas ganaron un gallardete en aquella época de 1946 (100-50) (Joe Cronin), "La Muralla" los dejó asombrados. Existen muchas leyendas que se han grabado en este local y lo irónico para los Medias Rojas de Boston era como jugar a los dados en un sombrero. Tal vez usted piense amigo fanático que ellos quisieran derribar "La Muralla" y bailar sobre su tumba.

 

KAKO VAZQUEZ

HISTORIADOR



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.