Beisbolazos

Las Supersticiones En El Beisbol

eddie

Las supersticiones son parte de nuestro diario vivir, sin embargo existen en el béisbol también. Los peloteros no son la excepción a la regla. La superstición toma su lugar cuando pasan cosas extrañas como cuando por una piedrecilla, un roletín muerto se convierte en hit o un resbalón hace que la carrera de la victoria se convierta en doble jugada.Es un secreto a voces, que un sinnúmeros de peloteros usan un uniforme sin lavar por varios días, mientras atraviesan una racha de bateo o llevan una cadena de triunfos.


 

Entre las supersticiones que abundan en el béisbol desde la era de las "bolas de trapo", está la de los bates cruzados en el terreno de juego, o en el sitio donde se tienen cerca del banco de los jugadores. Ello habrá de traer malas noticias o que alguien se irá en blanco ese día.


Eddie Collins fue el primero en ponerle goma de mascar al botón de la gorra a manera de amuleto, cosa que es común hoy en día entre varios peloteros.Varios guardabosques pisan la primera, la segunda o la antesala antes de coger sus respectivas posiciones defensivas. Algunos lanzadores siempre entran al terreno de juego con el mismo pie.En los viejos tiempos, los peloteros se cambiaban de ropa en el hotel y procedían al parque todos juntos. Si frente a ellos pasaba una carga de barriles vacíos, se decía que alguien entraría en una racha de bateo.


El dirigente de los Gigantes de Nueva York, John McGraw, antes de comenzar la Serie Mundial de 1905, alquiló varias mulas para que halaran un buen número de barriles vacíos por la calle en un momento preciso. Los Gigantes, puede estar seguro, que pasaron frente a los barriles y derrotaron a los Filis de Filadelfia en el Clásico, 4 juegos por 1.Se dice que su un pelotero se encuentra un prendedor de pelo de mujer eso significa que conectará un sencillo.


Si lo recorta un barbero y ese día "acaba" bateando, volverá a recortarse con ese barbero, mientras hay quien dice que si se pasa frente a un hato lleno de heno, su equipo ganará ese día.Se dice que los serpentineros prefieren no recortarse el día que les toca lanzar, mientras que a los bateadores no les gusta prestar sus bates, por temor de que los hits vayan a parar a manos del que "pide prestado".


Y las estrellas no han sido la excepción. Cuántos recuerdan que el astro de los Filis de Filadelfia, Robin Roberts, entre lanzamientos se doblaba y se arreglaba los pantalones y quien diría que Ted Williams también era supersticioso, aunque él lo niegue.El dirigente de los Senadores de Washington, acostumbraba ponerse el bate bajo el brazo y ceñirse la gorra firmemente con las dos manos, después de dos strike, tercera base camino a los jardines y nunca le daba la espalda al plato luego de entrar al cajón de bateo.


Y en esto entran los colegas que narran partidos. Cuando se viene cocinando un juego sin hits ni carreras, a fin de evitarle mala suerte al lanzador en cuestión, no mencionan la gran labor que va realizando el serpentinero.Son muchos los que se persignan antes de batear, en su matyoría en el redondel de espera, o camino a la caja de bateo, pero el cubano Tony Taylor lo hacía en el cajón del bateador y con el bate en la mano.Como ven amigos lectores en este mundo hay un poco de todo y el béisbol no es la excepción, este es un mundo a parte el cual tiene sus reglas y sus manías.


EDWIN KAKO VAZQUEZ

ESCRITOR E HISTORIADOR



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.