Beisbolazos

Roger Maris: La Fama Lo Convirtió En Un Esquizofrenico

LLego la temporada de 1961 y durante la primavera nadie se hubiera imaginado que Roger Maris estaba en vísperas de romper la marca de Babe Ruth. Su historial de 1960 no admitía semejante pretensión. Maris había bateado 320 y facturado 27 jonrones hasta los primeros dias de julio, cuando se celebro el Juego de Estrellas. Su descenso fue vertiginoso, pues solamente conecto 12 jonrones desde julio hasta octubre, para reducir su promedio a 283. Su total de jonrones fue de 37, difícil pensar que este bateador que no había llegado a la plena y consistencia categoría trescientista podía convertirse en el nuevo jonronero supremo.


 

No obstante, Roger lo hizo, de repente Maris se metamorfoseo en un héroe y un ídolo, le aumentaron su sueldo en 32,000, de 38,000 que ganaba, firmo un nuevo contrato por 70,000 que establecía un record de mejora económica para un jugador yanqui. La fama habia llegado sorpresivamente y Maris se sintió aterrorizado ante la furiosa agresión de los elementos humanos que componen el fanatismo. Una vez terminada la hazaña y la temporada Roger sonó con unas vacaciones solitarias en una cabaña lejos del mundo de la curiosidad.


Pero en realidad fue otra cosa, las demandas se intensificaron, hubo que designar a un agente comercial y su grupo de oficinistas para responder a 345 proposiciones de negocios, testimonios, agasajos y entre una millonada de ofertas. Maris comenzó a perder los estribos, la neurosis no tardo en aparecer, la fama se había convertido en una agonía. Durante la primavera de 1962, Roger desmejoro visiblemente, aquel golpe de suerte se había convertido en una pesadilla. En vez del receso refrescante vivió un vértice de histeria noticiera, cuantas polémicas, cuantas discusiones, cuantos estudios científicos y conjeturas desfilaron por el movido escenario publico y los órganos de publicidad.


Todos los días se escribían trabajos sobre Maris y se le compraba con Mantle, el pueblo residencial de Fargo, Dakota del Norte rotulo la Avenida Roger Maris en honor del héroe residente. Los biografistas interpretaban al jonronero en distintos ángulos y Roger se enfurecía con sus apreciaciones. Llego el día en que prohibió las entrevistas y hablo amargamente de la prensa. En 1962 se entablo la rivalidad Maris..Mantle para la esperada batalla jonronera, pero Maris se desinflo. Mantle siguió siendo la súper estrella y Maris solo había logrado una sola exitosa temporada. Tras borrar el record de Babe Ruth volvió a ser el jugador eficiente, pero sin consistencia.


Maris vivió anos de deterioro y angustia y de deterioro moral tras aquella jornada histórica de 1961. Los Yankees acabaron por negociarlo a los Cardenales de San Luis y Roger estuvo a punto de retirase antes de que se reportara al nuevo club. Fue a San Luis y comenzó a sentirse mejor al cambiar de ambiente, la fama enfermo a Maris, no estaba hecho de arcilla, fue una fama fugaz, angustiosa y carente de factores felices a pesar de su rendimiento en popularidad y dinero.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.