Al Bat

Casey Stengel un Notable Estratega

Como resultado del tema de las anécdotas y esas cosas que ayer compartimos en Al Bat, más que pronto me pidió mi querido compadre y hermano, el licenciado Francisco Martínez Martínez, que si cuando iba a recordar a Casey Stengel.


Para luego es tarde, rápido le contesté, pensando en la dimensión que significa Stengel en la historia del pasatiempo.

No necesito recordarle que, al paso del tiempo, persiste la viva memoria, leyendas y anécdotas de tan grande personaje, quien también trascendió por pintoresco y la adoración que se le tuvo en su paso por el béisbol de Ligas Mayores.

Pero, sobre todo, por ser el máximo mánager ganador de Series Mundiales con los NYY... y eso como que lo dice todo.

Su recuerdo, eterno, en el acontecer del máximo equipo ganador (27) de series mundiales otoñales.

Ahí están los registros:

En la década de los años 50´s fue algo fuera de este mundo.

En un período de diez años, Nueva York fue campeón mundial en siete ocasiones teniéndolo de estratega.

De hecho, los NYY apantallaron al mundo con títulos mundiales de 1949 a 1953, algo nunca visto y aún difícil de igualar.

Con NY logró 10 campeonatos de Liga y 7 series mundiales, con cinco de ellas, repito, de forma seguida, algo que ningún otro manager ha podido lograr en las Grandes Ligas.

Stengel, como Ruth, Gehrig, DiMaggio, Berra, Ford, Mantle y demás héroes/iconos de Manhattan y el Bronx, inspiran y evocan al triunfo con su espíritu eterno por dentro del histórico Yankee Stadium.

Iba por otro

En 1954 iba por su sexto título consecutivo en la Americana, pero ese año los Indios de Cleveland ganarían 111 juegos e irían al clásico otoñal como grandes favoritos, sólo que... esa historia usted la sabe más que nadie: Gigantes de NY los aplastaría en cuatro en fila... india.

En el 55 se desquitó:

Llegó de nuevo a la Serie de Octubre ante Brooklyn, pero cayó en el séptimo decisivo 2-0 en aquel histórico juego de la atrapada, inolvidable, de Sandy Amorós. Sería el primer clásico otoñal ganado por los Dodgers, que entonces tenían su casa en Nueva York.

Y con Larsen...

En el 56 tuvo otro gran momento de gloria. Y quizá el mayor triunfo de su carrera:

Era el quinto partido, de nuevo ante Dodgers y la serie estaba empatada a 2. No había decidido a quien subir a la loma y ya de último momento se inclinó por... Don Larsen.

¡Sabia decisión!

Larsen retiró a los 27 hombres para lanzar la inigualable proeza de Juego Perfecto en Serie Mundial.

En ese choque, que ganó 2-0, Mantle pegó jonrón y apantalló con notable atrapada. Sal Maglie lanzó gran partido, pero a Don Larsen nadie le quitaría ese día pasar a la eternidad del beisbol.

Yanquis y Stengel volverían a ganar en el séptimo decisivo

Genio y figura

En vida se caracterizó por su peculiar forma de ser con sus actitudes de seriedad/comicidad, lo cual lo describe al paso del tiempo como un beisbolista fuera de lo común.

Al entrar en los archivos de este deporte encontramos a un hombre conocido como “El viejo profesor”, quien dentro del terreno de juego era incomparable, teniendo siempre en su libro de béisbol sus propias reglas, diferentes a lo que aprendió en la academia del deporte rey.

Casey Stengel tenía un comportamiento algo cómico dentro del terreno, pero lo que la gente ignoraba era que detrás de ese disfraz de payaso se encontraba un intelectual del béisbol capaz de establecer cualquier récord como dirigente.

Era una especie de bufón de categoría que gustaba ver a todos sus jugadores felices dentro del diamante y que le brindaran lo mejor de ellos.

Ese era Casey Stangel. Un genio, un erudito de este deporte que compareció ante el "Sr. Béisbol" y se ganó de él su respeto y su individualidad.

Su verdadero nombre

Como algo raro en el béisbol su nombre no era ni siquiera Casey.

Más bien, el oriundo de Kansas City, se llamaba Charles Dillon Stengel.

Debido a su éxito como dirigente, la gente olvidó las habilidades de juego de Stengel, quien sin lugar a dudas se encontraba en el grupo de los buenos jardineros cuando jugaba para los Dodgers, Filis, Piratas, Gigantes y Bravos.

Se dice que antes de entrar en el béisbol Stengel era un dentista en la cuidad donde nació y que siempre comentaba que “no era muy muy bueno sacando dientes, pero mi madre adoraba mi trabajo".

En cuanto a las aptitudes cómicas de Casey, éstas se desarrollaron mucho antes de llegar a las Mayores.

Mientras jugaba para el Montgomery descubrió un pozo en el medio del jardín. Cuando la atención de los espectadores estaba sobre otra cosa, rápidamente se metió en él dejando solamente un pequeño espacio para ver el proceso del partido.

Cuando la bola fue bateada en esa dirección, Stengel salió majestuosamente de la profundidad del hueco, dio vueltas debajo de la bola y la atrapó.

Por supuesto, compadre, hay más en torno a la gran figura de Stengel.

¡Pero no quiera todo en una vez!



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.