Al Bat

Aurelio Rodríguez y la Serie Mundial de 1981

En el marco inicial del clásico otoñal, por qué no evocar la memoria de uno de los más granees peloteros mexicanos que brillaron con gran intensidad en la Gran Carpa y que tuvo oportunidad de lucir su calidad y talento en aquella confrontación de 1981 entre los Yankees de Nueva York y Dodgers de Los Ángeles.


En efecto, es imposible olvidar cuando toda la afición mexicana gozó su presencia y acción en la aquella serie cuando los Dodgers ganaron ese clásico y ahí el hermano de “Chico” tuvo una gran jornada al bat luego de sustituir a Craig Nettles, quien se había lesionado un dedo en el segundo juego celebrado en Nueva York y ya no pudo ver acción.

 

Aurelio tomó esa vez su lugar para regalarnos una gran actuación ya que en cuatro encuentros bateó de 12-5, para un alto .417.

 

Usted recordará que en el tercer partido, teniendo como escenario al Dodger Stadium, se dio un momento histórico para el béisbol mexicano:

 

Por primera vez se enfrentaban en un mismo Clásico dos paisanos: Aurelio y Fernando “El Toro” Valenzuela.

 

El “Toro” ganó dramáticamente 5-4 a pesar de recibir jonrones de Bob Watson y Rick Cerone, en tanto Aurelio le conectaba par de hits.

 

En el cuarto juego volvió a conectar de 4-2, en el siguiente se fue de 3-0 y en el sexto y último partido se fue de 1-1.

 

Más tarde, en el invierno de enfrente, un 18 de noviembre, los Yankees lo enviaron a Medias Blancas y el jefe George Steinbrenner le dedicó buenas frases: “Hizo todo lo que se le pidió y lo hizo muy bien. Lamento dejar ir a un jugador tan caballeroso. Buena suerte”.

 

17 años en Ligas Mayores

 

Los registros de Aurelio Rodríguez nos hablan de lo grande que fue en la pelota profesional luego de llegar en 1967 procedente de los Charros de Jalisco al béisbol de Ligas Mayores, exactamente con los entonces llamados Serafines o Angelinos de California.

 

Su estadía en ese béisbol se prolongó 17 años ya que después de jugar con California (1969-70), vistió las franelas de los Senadores de Washington (1970), Tigres de Detroit (1971-79), Padres de San Diego (1980), Yankees (1980-81), Medias Blancas de Chicago (1982, 1983) y Baltimore (1983).

 

Sus números y al Recinto Sagrado

 

En esas 17 temporadas conectó mil 570 hits, 287 dobles, 46 triples y 124 jonrones. Su promedio en general fue de .237.

 

En la Liga Mexicana de verano jugó con Charros de Jalisco, Tigres de México, Sultanes de Monterrey y Saraperos de Saltillo. Fueron sólo seis temporadas y promedió .309 de porcentaje.

 

En la Liga Mexicana del Pacífico jugó con Cañeros de Los Mochis y Yaquis de Ciudad Obregón. Pegó 208 dobletes, 11 triples, 129 jonrones y concluyó con un global .273.

 

Representó a México en dos Series del Caribe, en 1978, en Mazatlán, con los Tomateros de Culiacán y en 1984 en San Juan, Puerto Rico, con Mochis; ese año fue seleccionado en el Equipo Ideal por su estupenda actuación en la antesala.

 

Como mánager, en 1991 hizo campeones a los Sultanes de Monterrey en la Liga Mexicana de Béisbol.... Y claro, con toda esta trayectoria en 1995 ingresó con palmas de oro al Recinto Sagrado de Monterrey.

 

Enorme calidad

 

Le caracterizó su enorme calidad y consistencia como jugador; elegancia, gran brazo, fino y espectacular fildeo, buen bateo y como ser humano, todo un caballero.

 

En la Liga Americana jugando para los Tigres de Detroit, llegó a quitarle en 1976 la cadena de años seguidos ganando el Guante de Oro al oriol Brooks Robinson.

 

¡Cuántos recuerdos, sí, aquí en invierno, en el verano y las Ligas Mayores del gran Aurelio!

 

Imposible olvidar aquel 1971 cuando en el “Fernando M. Ortiz” no pudo retener en la esquina caliente un tablazo de línea de Héctor Espino para que luego viniera Bobby Darwin con su segundo cuadrangular del juego que coronó a Hermosillo, ante los Cañeros.

 

Una serie final que por supuesto no me perdí.

 

Con esa victoria los Naranjeros iban a ir en febrero a la primera participación de México en una Serie del Caribe, esa ocasión, bajo el mando de Maury Wills.

 

El vástago del Aurelio “Güerito” Rodríguez, excelente pelotero amateur y de la Liga de Sonora, nació el 28 de diciembre de 1947 y cundo menos se esperaba, a sus 53 años de vida falleció el 23 se septiembre de 2000.

 

Sorprendió la noticia

 

Aquel 23 de septiembre su fatal deceso en verdad impactó a todo el béisbol ya que a causa de una circunstancia inesperada donde un automovilista, adulta mayor – a causa de un infarto-- perdió el control del volante de su vehículo y lo atropelló al instante en que caminaba por una banqueta de la ciudad de Detroit.

 

Ese año y en este béisbol de invierno, Aurelio iba a trabajar por vez primera como coach de bateo de los Naranjeros de Hermosillo luego de una notable trayectoria con los Cañeros de Los Mochis tanto como jugador y mánager.

 

A su muerte, el inolvidable tercera base nativo de Cananea ya había trabajado como coach de los Diamonbacks de Arizona.

 

Pero así es el destino; cruel desenlace para una gran persona como él.

 

Tips:

1.- MLB: Yasiel Puig y Yulieski Gurriel están acostumbrados a competir uno contra el otro. Entre el 2008 y el 2011, los dos astros cubanos coincidieron en la Serie Nacional de Cuba. En aquel entonces, Puig empezaba a causar sensación como jardinero en el equipo de Cienfuegos, mientras que Gurriel ya se había establecido como el antesalista estelar de la novena de Sanctí Spíritus.

 

2.- En los últimos dos años el Minute Maid Park de Houston se ha convertido inexplicablemente en un paraíso para los pitchers; de hecho, es el estadio que más favorece a los lanzadores de la Liga Americana según datos de Baseball Reference.

 

3.- Contrariamente, el Dodger Stadium se ha caracterizado por muchos años por ser un paraíso para los lanzadores; estamos hablando desde la época en que Koufax y Drysdale lanzaban. Pero en 2017, los bateadores se vieron más favorecidos en el Dodger Stadium de lo que se vieron en gira.


Conclusión: Ambos estadios podrían convertirse en un factor clave en esta Serie Mundial.


4.- Dodgers (104) y Astros (101) son la primera pareja de ganadores de 100 que chocan en la Serie Mundial desde 1970 (Rojos y Orioles), algo que sólo habrá ocurrido ocho veces contando esta de 2017.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.