Al Bat

Aroldis y Gary

Mientras Aroldis Champan sigue sudando la gota gorda cada vez que sube a la loma, Gary Sánchez anda de nuevo haciendo de las suyas con su tolete.


Vea:

El cubano cerrador de los NYY ha permitido al menos una carrera en cada una de sus últimas tres presentaciones, recibiendo jonrones en juegos consecutivos por apenas la segunda vez en su carrera.

 

En su reciente rescate contra los Mets, se le vio adolorido y cojeando cuando fue a cubrir la primera base para completar el último out del juego (5.4) y todo indicaba que se iba a ir a “camita”.

 

El zurdo afirmó que sintió rigidez en la corva (no especificó cuál), pero aseguró que no era "algo para preocuparse".

 

Menos mal.

 

El antillano en 37 juegos acumula 16 salvados y 49 ponches y 16 boletos en 34.2 innings. Y, su efectividad de 3.89, carajo, es la peor de su carrera.

 

En cambio, vea a Gary Sánchez: para empezar, en ese juego, conectó su cuarto cuadrangular en sus últimos siete juegos para llegar a 21, uno más de los que consiguió el año pasado.

 

Como recordará, en la parte final de la campaña de 2016 el dominicano bateó .299 con 20 jonrones y 42 empujadas en 53 juegos, suficiente para convencer a los NYY a cambiar a Brian McCann a los Astros y dejarle el camino libre en la receptoría durante el último mes del rol regular.

 

En sus últimos seis juegos –hasta el martes—promedió .440 con seis carreras anotadas, un doble, cuatro bambinazos, siete remolcadas y tres bases por bola, dígame usted.

 

Anda bateando de lo lindo diría mi querido compadre Martínez.

 

Se quedó en seis

 

Ahora, vea usted:

 

El Marlin de Miami Giancarlo Stanton se quedó en seis juegos seguidos conectando al menos un jonrón para ser el líder en esa especialidad en toda la Gran Carpa).

 

El record de cuadrangulares en juegos consecutivos es de ocho y está en manos de Ken Griffey Jr. con Seattle en 1993, Don Mattingly (hoy su mánager) con los NYY en 1987, y Dale Long con Pittsburgh en 1956.

 

Otros tres se quedaron en siete seguidos: Kevin Mench (Rangers, 2006); Jim Thome (Indios, 2006), y Barry Bonds (Gigantes, 2004.

 

El último bateador en la Grandes Ligas que había pegado un vuelacerca en seis duelos al hilo era Nolan Arenado, quien lo hizo del 1 al 6 de septiembre de 2015 con los Rockies de Colorado.

 

En un “descuido”, Stanton (27 años), pudiera convertirse en el pelotero más joven en alcanzar las cuatro decenas de jonrones desde que lo hizo Roger Maris en 1961 (61, para romper la marca de 60 que tenía Babe Ruth desde la campaña de 1927.

 

“El Ejote”

 

Para darle seguimiento a Horacio Piña, con gusto hoy le doy algunos pasajes relevantes de su historia como uno de los grandes lanzadores de la pelota mexicana.

 

Por ejemplo, tiró con los Rieleros de Aguascalientes lo que fue el segundo juego perfecto en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), hazaña que hizo el 12 de julio de 1978 contra los Diablos Rojos en el Parque “Alberto Romo Chávez” de la ciudad hidrocálida.

 

El primer juego perfecto correspondió al potosino Ramiro Cuevas, el 14 de agosto de 1953, y lo hizo, coincidentemente, frente a los Pingos, con la franela de Nuevo Laredo.

 

“El Ejote” Piña, a quien tuve el gusto de saludar hará unos seis años en una visita que hice al Recinto Sagrado del beisbol mexicano con sede en Monterrey, también “se dio el lujo” de lanzar otra joya de pitcheo:

 

Sucedió en 1977 con los Rieleros de Aguascalientes en partido de siete entradas contra los Indios de Ciudad Juárez. Un cuadrangular de Gonzalo Villalobos fue el factor decisivo del triunfo de 1-0.

 

Bueno, le diré que traigo una gran duda y ojalá alguien me la despeje: si acaso Piña, el 30 de septiembre de 1967 lanzando con los Tomateros de Culiacán también lanzó un no hit no carrera, esa vez contra de Ostioneros de Guaymas.

 

Con Oakland

 

Piña fue el primer mexicano en ser campeón del mundo en Ligas Mayores. Obtuvo este título en octubre de 1973 con los Atléticos de Oakland, al mando de Dick Williams y en serie otoñal que le ganaron a los Mets de NY.

 

En general, en la Gran Carpa jugó ocho años: Cleveland en 1968 y 1969; Senadores de Washington en 1970 y 1971; Rangers el 72; Atléticos en 1973, Cubs en 1974, y Angelinos de California en 1975.

 

De ese recorrido, el mejor fue la del 73 con Oakland: ganó 11 juegos y perdió tres, con un promedio de 2.30 de carreras limpias y 16 salvamentos.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.