Al Bat

El Caballo de Hierro

El colega cubano Aldo Luberta Martínez nos recordó en sus muy puntuales efemérides que un 19 de junio de 1903, “El Caballo de Hierro”, Lou Gehrig (Henry Louis), nació en la ciudad de Nueva York.


Por supuesto que destacó el récord de 2,130 partidos jugados consecutivamente –del 1 de junio de 1925 al 2 de mayo de 1939—una inolvidable marca que se mantuvo vigente durante 56 años hasta que Carl Ripken Jr, torpedero de los Orioles de Baltimore, “elevó la varilla” a 2,632 encuentros en línea.

Y sí, exactamente, Ripken Jr. también vendría a hacer historia entre el 30 de mayo de 1982 al 19 de septiembre de 1998 para dejar la marca vigente en esa especialidad, la que sigue siendo todo un reto para la posteridad.

El tema de Aldo me dio “inspiración” para rescatar la memoria de aquel hijo de inmigrantes alemanes quienes vivieron aquejados de enfermedades; su padre, epiléptico y su madre sufría de neumonía.

Entró por Pipp

Los detalles de su vida nos dicen que mediante una beca jugó fútbol americano y se graduó de arquitectura en 1921, al tiempo que trabajaba, jugaba béisbol y soccer a la vez.

Se uniría a los NYY a la mitad de la temporada del 1923, haciendo su debut el 15 de junio en lugar de defensor de la primera base Wally Pipp.

Hay una película sobre su vida protagonizada por Gary Cooper en la que se ve cuando el primera base regular de los Mulos, Wally Pipp, le pidió el día franco al mánager Miller Huggins debido a un dolor de cabeza producto de un pelotazo y su lugar lo ocuparía el novato Gehrig, quien el día anterior había bateado como emergente por el torpedero Pee Wee Wanninger.

La fecha se convirtió en el “retiro” como regular para Pipp, porque Lou jugó tan bien la posición que no dejó de hacerlo por los siguientes años.

Aquella temporada los Mulos disputaron la Serie Mundial ante los Gigantes de NY (la ganaron en seis juegos) pero Gehrig no fue incluido en el roster.

En realidad, sus dos primeras campañas no vería mucha acción: en 1923 jugó en 13 partidos y en la siguiente, únicamente en 10. Pero en ese par de años mostró lo que tenía: promedió .423 y .500, respectivamente.

¿Y qué registros nos dejó en su trayectoria?

Fue el primer pelotero del siglo XX en conectar cuatro jonrones en un partido. Ocurrió el 3 de junio de 1932.

Hay que advertir algo:

A pesar de su reconocida grandeza, siempre estuvo a la sombra del legendario Babe Ruth por tocarle jugar en la misma época, exactamente cuando el Bambino había dejado de ser lanzador para dedicarse de tiempo completo a ser un toletero de muy alto calibres.

Obviamente, también es reconocido como el mejor primera base en el historial de Ligas Mayores, dejando en su época la marca de 23 jonrones con caja llena record que a la fecha pertenece a Alex Rodríguez con 25.

Fue el 23 de septiembre de 2013 cuando Alex superó lo que era la histórica cifra de Lou.

¿Más hazañas?

1.- Dio tres jonrones con caja llena en un periodo de 4 días
2.- Implantó en 1931 la marca para la Liga Americana de 184 impulsadas, dejando atrás su propio récord de 175 que tenía desde 1927. (La cifra de más impulsadas en la Gran Carpa corresponde a Hack Wilson, quien con los Cachorros de Chicago en 1930 terminó con 191)
3.- Una ocasión se aventó “la puntada” de conectar en un juego ¡tres triples!
4.- Fue cinco veces campeón empujador de carreras y en tres el monarca jonronero.
5.- En 1934 terminó al frente de los bateadores con .363 de average. Fue elegido el Jugador Más Valioso en cuatro ocasiones diferentes.
6.- Finalizó su carrera de 17 años con .340, acompañado de 493 cuadrangulares, 534 dobles, 163 triples, 1,995 remolcadas y 102 estafas.
7.- Ah: una Triple Corona de Bateo; el 34 cuando pegó 40 para la calle, produjo 165 y promedió .363.

Fin a la racha

Pero, ¿qué tal si retrocedemos en el tiempo a aquel memorable 2 de mayo cuando dio fin a su racha?

Ese día no salió al campo contra Detroit en el Briggs Stadium. Babe Dahlgren tomaría su sitio en la primera base en un histórico partido donde Nueva York venció 22-2 a los Tigres.

Solamente una mortal enfermedad pudo obligarlo a detener su racha a causa de esclerosis lateral amiotrófica, una extraña forma de cáncer en la sangre. Sin embargo, en la Serie Mundial contra Cincinnati, que ganaron por limpia en 4, estuvo en el dogout uniformado como el Capitán del equipo mientras que en la primera base jugaba Dehlgren.

Triste despedida

Recordemos cuando Lou Gehrig se fue del béisbol:

El 4 de julio de 1939 ocurrió su triste despedida en el Yankee Stadium donde expresaría con profunda emoción a los 61,808 fanáticos presentes que se consideraba “el hombre de más suerte sobre la faz de la tierra por haber jugado con los Yankees”.

Esa fecha, es considerada oficialmente como “El Día de Lou Gehrig, verá:

Cuando en EU se celebra el 4 de julio El Día de la Independencia, en el Yankee Stadium de NY también se festeja desde 1939 “El Día de Lou Gehrig”, fecha en que se retiró del béisbol.

Para los amantes de la historia del béisbol, siempre resultará pleno en emoción y nostalgia recordar su despedida en la que reunió casi por completo a los inolvidables Yankees de 1927, considerado por los entendidos como el mejor en toda la historia de las Grandes Ligas.

Entre los jugadores se encontraban Babe Ruth, Waite Hoyt, Tony Lazzeri, Herb Pennock, Wally Pipp, Bob Meusel, Earl Combs, Mark Koenig, Joe Dugan, George Pipgras (actuó como ampayer esa tarde), Benny Bengough, Wally Schang y Everett Scott.

Los peloteros se congregaron junto a él en el terreno de juego mientras observaban orgullosamente el izamiento de la enseña ganadora del campeonato de 1927 en el asta de la bandera.

En tanto, Gehrig contemplaba, con las manos agarrando su gorra y con la cabeza inclinada, para que nadie notara la tremenda emoción que le embargaba.

Después que el general James Farley y el alcalde de la ciudad de los rascacielos Fiorello La Guardia hicieron el panegírico, el micrófono le fue entregado para que pronunciara algunas palabras... pero Gehrig siguió con la mirada fija hacia el suelo sin decir nada.

El más feliz sobre la faz de la tierra

El manager Joe McCarthy se le acercó y golpeándole suavemente en la espalda, le dijo: “Vamos muchacho, ¿qué es lo que pasa?”. Gehrig, con los ojos humedecidos por las lágrimas, contempló a la enorme multitud de fanáticos, que enmudeció como por arte de magia.

Entonces... se escuchó su voz:

“Cuantos jóvenes jugadores darían todo lo que tienen para actuar para ustedes, como lo hice yo todos estos años”. Ustedes han leído en la prensa, acerca de mis problemas durante varias semanas, pero les puedo asegurar que en estos momentos soy el hombre más feliz sobre la faz de la tierra”.

Cuando terminó de hablar, Babe Ruth, se acercó y le dio un fuerte abrazo.

Sus sinceras y humildes palabras, habían conmovido a todos los presentes y muchos fueron los aficionados que disimuladamente sacaron los pañuelos de los bolsillos para enjugar unas lágrimas y ocultar un sollozo.

Lou entregó su uniforme después de la Serie Mundial de aquel 39 cuando los Yankees dirigidos por Joe McCarthy eliminaron por limpia a Cincinnati y su número 4 fue retirado para ser el primero en recibir tal honor en la historia de Ligas Mayores.

Aquel mal conocido como “La Enfermedad de Lou Gehrig” le llevó a la muerte el 2 de junio de 1941 cuando contaba con 38 años de edad.

En 1939 fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol y su número 4 retirado del roster de los NYY.

Hoy, en su recuerdo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.