Al Bat

El Debut de Joe Dimaggio

Fue un 3 de mayo, de 1936, cuando Joe DiMaggio debutó a sus 20 abriles con los NYY; procedía de las Focas de San Francisco de la Liga de la Costa del Pacífico.


Joe se presentaba con un formidable registro: en 1933 había establecido la marca de 61 juegos consecutivos pegando de hit, hazaña que logró a sus 18 años de edad cuando alineó con los Seals, primero como short stop y luego de jardinero derecho.

Había superado el record de 49, de Jack Ness, de Oakland Oak, en 1915.

La cifra de 61 pasó a ser la segunda más alta en la historia de la Liga Menor detrás de la racha de 69 juegos de Joe Wilhoit, con Wichita en la Liga Occidental.

DiMaggio había asegurado su reputación como una de las perspectivas más emocionantes del béisbol estadounidense.

Ese año, promedió .340 con 28 cuadrangulares, 13 triples y 45 dobles, en 187 juegos.

El 34 en medio de una lesión y tratamiento en una rodilla, durante 101 juegos promedió .341, con 18H2, 6H3 y 12 jonrones.

Ya para el 35 mostró estar más que listo para dar el gran salto a Nueva York:

Aquel 35 bateó.398 fue líder en CP con 154, así como en triples (18) y carreras anotadas (173); dio 34 jonrones (sublíder); pegó 48 dobles y se estafó 24 bases.

Obviamente, con su fuerza bateadora, las Focas conquistarían el banderín.

Todo ello le daría el mejor contrato de la época para un novato con los Mulos por 25,000 dólares y su primera aparición en el line up no podía ser mejor: triple y dos sencillos en la victoria de 15-4 sobre los Cafés de San Luis.

En su espalda lucía el número 9, el cual pronto cambiaría por el famoso 5 de toda su vida.

En ese 36, el gran novato de ascendencia italiana, respondió a las expectativas al conectar .323, pegar 29 jonrones y producir 125 carreras, siendo el líder en triples con 15 y en asistencias en el jardín central, con 22.

Además, impuso nueva marca en el circuito para un novato, con 132 anotadas en la campaña y de haber ya existido la nominación Novato del Año, Joe lo hubiese ganado... de calle.

Por supuesto que los NYY, con la gran ayuda de DiMaggio, obtendrían el banderín con 19.5 juegos de ventaja sobre Detroit.

El campeonato lo aseguraron el 9 de septiembre, la fecha más temprana en la historia de una campaña en la Liga Americana y terminaron ganando 102 juegos para nueva marca de la época.

Y, en la Serie Mundial, vencerían en seis juegos a los Gigantes de NY en la que DiMaggio contribuyó con 9 hits (pegó 3 dobles; la cifra más alta del clásico) y promedió .346.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.