Al Bat

La exigencia a los Hijos del Boss

Quizá sea demasiado exigente con la franquicia que 27 veces se ha coronado en series otoñales de MLB, pero debo decirle que objetivamente hay una razón muy clara: los NYY no es cualquier equipo de beisbol.


Yankees son sinónimo de historia, leyenda, tradición y de triunfo.

 

Tanto que no falte quien califique al equipo como “El Imperio del Mal en el Beisbol”, una frase que en el 2008 trató de apropiársela la compañía Evil Enterprises.

 

Cierto es que, de acuerdo a los resultados que han tenido en los últimos años, más bien la frase de exigencia debería ser: “El imperio contraataca”

 

Y si de verdes que te quiero verdes, entiendo que los herederos de George “The Boss” Steinbrenner, Hal y Hank, deberían, de una y otra forma, re$ponderle a su gran legado a partir del 3 de enero de 1973 cuando el grupo de inversionistas que encabezaba le compró el equipo a la CBS Inc.

 

¿Hablamos de Steinbrenner?

 

Debe saber que antes de adquirir la franquicia, “El Jefe”, nativo de Cleveland era propietario de varios restaurantes y fabricante de barcos con astilleros en Tampa.

 

Y cuando lo hizo, George Michael Steinbrenner III se iba a convertir en el primero en firmar peloteros para múltiples temporadas y con honorarios de millones de dólares, e igualmente, en involucrar la televisión como negocio del equipo al crear una cadena propiedad de los mismos Yankees.

 

Al frente del “Imperio”, condujo a los Mulos durante 37 temporadas a ganar siete veces la Serie Mundial, 11 Campeonatos de Serie de la Liga Americana y 16 gallardetes de la División Este del “joven circuito”.

 

Bajo su conducción, el valor de los Yanquis se multiplicó 100 veces en relación con los 8.8 millones de dólares que su grupo pagó en 1973.

 

Tampoco hay que olvidar que cuando compró la franquicia, lo primero que hizo fue remodelar el Yankee Stadium y en 1975, contrató a Billy Martin, aquel segunda base de los años cincuenta, como manager.

 

La relación entre ambos iba a ser tormentosa, agria, escandalosa. Uno era el dueño y quería dirigir; otro el manager que no lo permitía, pero ambos estaban dispuestos a hacer resurgir a los NYY.

 

En 1976, Martin dirigió su primera temporada completa, y llevó a su equipo a la Serie Mundial con una nueva generación de jugadores, entre los que sobresalían Thurman Munson, Graig Nettles, Lou Piniella y Jim “Catfish” Hunter, proveniente de los Atléticos de Oakland.

 

Aquel clásico lo iban a perder en 4 ante Cincy.

 

Al año siguiente, ya con Reggie Jackson, también proveniente de los Atléticos, y con el joven pitcher Ron Guidry, regresaron a la Serie Mundial y la ganaron 4-2 a los Dodgers de Los Angeles.

 

Entonces el héroe fue Reggie Jackson; lo llamaron “Mr Octubre”.

 

Gastó dinero con libertad, invirtiendo fortunas en figuras como Jim “Catfish” Hunter, Don Gullet, Reggie Jackson, Alex Rodríguez, Joe Torre, Derek Jeter, Andy Pettite, Mariano Rivera, Roger Clemens y otros, en la esperanza siempre de sumar más títulos.

 

Evolucionó la franquicia del Bronx, y el deporte mismo, al lanzar en el 2002 una cadena televisiva propia, el YES Network, y una compañía de productos alimenticios para el estadio. Antes había negociado (1988) un acuerdo sin precedentes por 12 años y 486 millones de dólares con la cadena televisiva de cable, Madison Square Garden Network.

 

Donó millones de dólares a obras de caridad, a menudo a condición de que no se diese a conocer su aporte.

 

Cuando falleció el 13 de julio de 2010 en Tampa --a sus 80 años de edad-- a causa de un infarto de corazón, Sandro Pozzi escribió de él:

 

“Contadas personas tuvieron un impacto similar en la vida de Nueva York durante las últimas cuatro décadas como George Steinbrenner; y pocos empresarios tuvieron la visión, la influencia y el respeto en el mundo del deporte en Estados Unidos como el propietario del equipo de los Yankees quien al morir se convirtió en una leyenda.

 

Y siguió: Como dijo el alcalde neoyorquino Michael Bloomberg, era un día triste no sólo para los fans del equipo de béisbol del popular barrio del Bronx, si no para la ciudad entera.

 

Steinbrenner fue quien llevó la franquicia a lo más alto, en gran medida, gracias al modelo de gestión que siguió, considerado toda una revolución en este deporte.

 

Pasión y esfuerzo

 

Era, como dicen por las calles del Bronx, la quintaesencia del neoyorquino por la pasión, talento y esfuerzo que puso siempre para que los NYY estuvieran en la cima.

 

Todos le reconocían su determinación de transformar la franquicia hasta convertirla en la más popular del mundo.

 

Su visión para el equipo culminó en el 2009 con la inauguración del nuevo estadio, el Yankee Stadium, en el Bronx...”.

 

Por todo ello, ante tan inmenso legado de papá “Boss”, ¿qué pensarán Hal y Hank...?

 

Interrogantes

 

Y en relación al pitcheo para la próxima temporada –ya faltan horas. Minutos, segundos-—y que es el tema a seguir, Cesáreo Suárez Naranjo, desde Coatzacoalcos, dice que, efectivamente, no se ve muy consistente el cuerpo de lanzadores abridores de "nuestros" Yankees...

 

¿Sabathia y Pineda? Son interrogaciones. Michael requiere un cambio, completo, de actitud...que dudo que esté dispuesto a llevarlo a cabo. Y en cuanto a C.C. ¡ya no es el de antes! Lesiones, la edad, y !qué sé yo! Si, y además, los Mulos también - ya - requieren un cambio de manager”.

 

Asimismo, el ingeniero Juan Antonio Jasso Rodríguez, señala: JARS, de lo que comentas del cuarto abridor de NY, te diré que veo a un CC Sabathia muy inestable en su efectividad en la pretemporada.

 

Y por lo que alcance a entender, a Severino se le usará como relevo intermedio y Adán Warren buscará ese espacio de cuarto abridor. Esto, según Joe Girardi, quien así lo ha expresado. Buenas tardes amigo.

Era boy.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.