Al Bat

Proyecto: Museo del Béisbol Sonorense

Insistencia.

Amigos, colegas, autoridades, vamos a decirlo ahora de esta manera y de manera concreta:


Debemos todos juntos volver a insistir en la necesidad de impulsar la creación del Museo de Beisbol de Sonora, un proyecto que nunca se ha hecho realidad a pesar del riquísimo proceso histórico que en este deporte caracteriza a nuestra entidad desde fines del siglo 19.

 

Es inconcebible que, en ¡más de cien años!, los sonorenses no nos hayamos puesto de acuerdo para darnos a la tarea de contar con un recinto de esa naturaleza.

 

Un templo histórico exclusivo –e inclusivo-- con acervos/materiales/documentos que honren y preserven la memoria de una enorme cantidad de protagonistas dentro y fuera del terreno de juego que han enaltecido al béisbol profesional en la entidad sonorense.

 

¿Quién puede darle el valor a este proyecto y respaldarlo?

¿La Comisión del Deporte en el Estado (Codeson)?

¿El Instituto Sonorense de la Cultura?

¿La Sociedad Sonorense de Historia?

¿La Secretaría de Educación y Cultura?

¿Quién, a nivel estado...?

 

Se sabe de esfuerzos particulares, coleccionistas, aficionados e incluso ex peloteros que atesoran con profundo aprecio múltiples materiales y que seguramente estarían con gran disposición de facilitarlos para esa causa.

 

El recinto de béisbol pudiera tener como sede Guaymas, Hermosillo, Obregón, Nogales, Empalme o alguna otra ciudad.

 

Lo importante es aterrizar y cristalizar tan encomiable objetivo.

 

Hay quienes señalan que el Estadio Héctor Espino pudiera ser el espacio adecuado para el Museo.

 

Guaymas, también

 

Sin embargo es probable que surjan otras voces solicitando su sede en alguna otra ciudad, como es el caso de Guaymas, considerado uno de los Patrimonios Históricos del Beisbol Mexicano y que muy bien pudiera ofrecer como sede la ex cárcel municipal, ahora convertido en un espacio cívico y cultural.

 

No en balde, todo indica que el histórico inmueble de la Calle “15”, fue testigo --en la tercera parte del siglo 19 (1867)-- de las primeras incidencias del juego de pelota por parte de 23 estudiantes de Guaymas que retornaban de Santa Clara, en el área de San Francisco, California donde jugaban béisbol, y quienes al vacacionar en su ciudad y puerto natal comenzaron a practicarlo, precisamente frente a ese inmueble entonces conocido como “La Plaza de las Carretas”.

 

En Hermosillo...

 

En cuanto a Hermosillo, el antecedente más remoto sobre los orígenes de este deporte se ubican en el año de 1885.

 

De acuerdo al historiador Ángel Encinas Blanco, ocurrió en los terrenos de un colegio ubicado en la Plaza de la Moneda, en la que posteriormente se localizó la Placita “Gral. Pesqueira”, precisamente atrás de lo que fue el Hotel Arcadia, (hoy Hotel San Alberto).

 

Posteriormente, los juegos de pelota tuvieron por sede al “Datilito”, la Huerta de Vega y al Vapor Viejo y, en 1908, el escenario para jugar beisbol se trasladó hacia “La Alameda” de Hermosillo, que luego se denominó “Ramón Corral”, hoy Parque Madero.

 

El campo construido con tribunas de madera especialmente para jugar béisbol, se llamaría “Francisco I. Madero” tras el triunfo de la revolución Maderista. Sin embargo, por los estragos de la guerra, quedaría mucho tiempo inservible, siendo su terreno utilizado para la siembra de maíz.

 

Por fortuna, entre 1920 y 1930 se celebraron sobre ese escenario algunos juegos con equipos locales y de la región, “incluso entre novenas de mujeres que causaron gran expectación”, recuerda don Ángel en su libro “El Béisbol en Hermosillo”.

 

De no haberse destruido lo que fue ahí, primero “La Casadel Pueblo” y luego Estadio “Fernando M. Ortiz”, tenga usted seguro que ese escenario muy bien pudo haber sido anfitrión de un Museo de Beisbol.

Seríamos pioneros...

 

¿Cómo la ve, quiénes levantan la voz?

 

¿Autoridades de diversas instancias de gobierno, instituciones, empresas, aficionados, universidades, organizaciones de beisbol; Liga Mexicana del Pacífico, Club Naranjeros de Hermosillo... usted, yo?

 

El gran propósito es proyectar, diseñar, gestionar y hacer esa idea/objetivo que nos enorgullecería en todo México, pero en especial a quienes podrán ser ahí incluidos por su contribución al béisbol.

 

No hay museos de béisbol en México, de modo que lograrlo, seríamos pioneros en esta materia.

¿O sí los hay?

 

No hay que esperar otros cien años.

 

¿No lo cree?



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.