Al Bat

Naranjeros con otra cara, Venados de capa caída

A diferencia de los dos últimos años, ahora sí que se ve hay certidumbre en Naranjeros.


Las cosas le están funcionando –aunque no puedan contra Culiacán (Mmmm, para alegría de mi compadre/hermano Paco Martínez, claro)--, con un perfil renovado que llama la atención.

 

En una primera vuelta de quítate tú para ponerme yo entre todos los equipos –excepto Mazatlán--, el estar en el liderato habla muy bien del equipo Naranja.

 

Reitero, en este inicio de campaña la franquicia 16 veces campeona de la LMP, muestra “nuevos aires” como un gran ritmo de equipo ganador, y ahora si –todo indica—estará presente en postemporada.

 

Esto nos dice que vienen con todo, camino a la “reconciliación total” con los triunfos y sus aficionados.

 

Especialmente, con la meta fija de llegar con muchas fortalezas a playoffs basado en nuevas figuras –y un mánager de gran experiencia, como es Lorenzo Bundy--, buscando regresar al lugar que tradicionalmente le ha caracterizado.

 

Su tarjeta de presentación de 16 banderines, la máxima cifra en el circuito, además de otros dos en Series del Caribe. (1986 en República Dominicana) y 2014 en Venezuela), lo dice de qué clase de franquicia hablamos.

 

Responden los importados

 

Los integrantes de nuestra Peña beisbolera afirman que, en efecto, el equipo Naranja tienen esta vez el potencial/estructura necesaria para ahora si ir con todo y hacer olvidar lo sucedido en los dos últimos años.

 

Señalan cómo el material importado ha funcionado al menos al 90 por ciento, que es demasiado, lo que combinado con los peloteros experimentados y nuevo talento del equipo, hay excelente certidumbre de que las cosas le van a ir bien al equipo capitalino.

 

De acuerdo.

 

Y, sí, me parece que no creo que necesite darle nombres de todo el recurso humano con que en esta edición cuenta Naranjeros... además de los que al parecer faltan por llegar.

 

Uno de ellos, ya está aquí: el pitcher nativo de Puebla y quien tira para los Padres, César Vargas. Antes que él arribó Jerry Owens.

 

Ok.

 

Confiemos entonces en que el equipo Naranja vuelva a dar los buenos sabores a que nos tiene acostumbrados y por qué no pensar en Culiacán 2017, o sea Serie del Caribe 2017.

No es mucho pedir.

 

¿O sí?

 

Venados de capa caída

 

Volteando nuestra mirada hacia Mazatlán, quiúbole: los Venados están siendo esta vez los "patitos feos" en esta primera vuelta de temporada:

 

Su bajo rendimiento los tiene últimos en el standing –desde hace ya rato--, sin que se les vea una reacción por salir de esa obscuridad.

 

Y, curiosamente, son los campeones de la edición anterior y de la Serie del Caribe, claro reforzados.

 

Pero, al fin, son los campeones defensores y eso no se los quita nadie.

 

Sin embargo en el terreno de juego los resultados hasta el momento para nada les han salido favorables.

 

Pudieran reaccionar, claro –no es la primera vez--, pero por mientras están cargado con los faroles rojos con todo y su “aún” mánager JJ Pacho, a quien por supuesto le deseamos mejor suerte y que no le vayan a decir el clásico bye bye.

 

Pacho es junto con otros seis estrategas en tener tres títulos en la LMP.

 

O sea, no es cualquier cerebro en este beisbol.

 

Esperemos el “despertar de los Venados, nueve veces campeones de nuestro circuito invernal.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.