Al Bat

Al rescate del "Héctor Espino"

¿Qué hacer como aficionados/ciudadanos/comunidad y autoridades para rescatar y preservar el Estadio Héctor Espino?


¿Por dónde podemos empezar?

 

Mientras se define si el Isssteson devuelve el inmueble al gobierno del Estado, ¿acaso urge a la voz de ya formar un patronato o comité de rescate?

 

Club Naranjeros, gobiernos estatal y municipal, instituto y comisión del deporte, organizaciones de beisbol, inversionistas, empresas, gente como usted y yo, ¿cómo podemos unir esfuerzos para ese objetivo?

 

Una cruzada/campaña/gestión que ayude a rescatarlo... ¿podría ser?

 

¿Voluntarios/cuadrillas que se pongan de acuerdo, con apoyo de unidades motoras, equipos e instrumentos necesarios para ir a hacer un a limpieza de su entorno?

 

¿Qué hacer...?

 

Recinto histórico

 

Ya hemos repetido múltiples veces que el Estadio Héctor Espino no solamente significó el histórico recinto de los Naranjeros y en su tiempo, de 1972 a 2012, un moderno parque que fue una digna sede de la Liga Mexicana del Pacífico que rebasó fronteras.

 

Su valor, era incalculable.

 

De ahí la pregunta: ¿Ya no tiene el valor y toda aquella dimensión que le rodeó/invistió/arropó por más de cuatro décadas...?

 

No debe ser así.

 

Ese escenario significa todo un conjunto deportivo y recreativo, que como espacio verde, de los que mucho hacen falta en Hermosillo, necesariamente tienen que cuidarse, apreciarse, protegerse y conservarse pensando en las futuras generaciones.

 

Si, en usted, su familia, adultos mayores, personas con capacidades diferentes, nuestros, nietos, bisnietos...

 

Un espacio fundamentado en un espíritu sustentable, limpio, armonioso del que podamos hacer uso y disfrutarlo.

 

Cuidarlo y defenderlo

 

Bien lo dice Rosa María O´Leary que los espacios públicos son nuestros y tenemos la obligación de cuidarlos, de defenderlos para el disfrute de nuestros hijos nietos y futuras generaciones y que no debemos permitir nos los arrebaten en aras de un falso desarrollo.

 

Y, luego, advierte:

 

“Se habla constantemente de un combate a la delincuencia y se desperdician infraestructuras, con la sola mentalidad de venderlas para hacer sus negocitos”.

 

Plantea que los jóvenes necesitan espacios, para hacer ejercicio, áreas verdes en una zona de tráfico pesado y mucha contaminación, igual para personas de todas las edades.

 

Y, concluye señalando que “El Coloso del Choyal”, debe permanecer en toda su grandeza... con hechos y no solo palabras.

 

El estadio Héctor Espino, como bien también se advierte entre otras voces, podría ser sede para ligas infantiles y juveniles, o niveles amateur de primera fuerza o de veteranos e incluso tenerlo como eventos y espectáculos de arte y deporte.

 

No debe estar solamente para el uso de las oficinas del Club Naranjeros... y dejarse en el olvido su demás estructura y espacios de alrededor, como hoy sucede.

 

Alguien escribió en Facebook sobre qué lamentable sería que lo derribaran, como sucedió con el “Fernando M. Ortiz (1972) y que luego la comunidad se lamentó de esa acción –de “la insensible picota”— por su desaparición física, más no en su recuerdo y legado.

 

Protestas

Debo decirle algo, además: hay múltiples voces de aficionados que han manifestado su coraje/enojo/enfado por la situación en que se encuentra el estadio e incluso advierten que podrían realizar diversas acciones de protesta y de presión ante las autoridades municipales y estatales para que se dignifique ese escenario deportivo.

 

Al respecto, uno se pregunta el por qué llegar a ese extremo cuando pueden darse las instancias, voluntades y apoyos necesarios para el rescate del histórico estadio donde se escribieron tantas y tantas páginas gloriosas, sea a nivel circuito, Series del Caribe, juegos de exhibición entre equipos ligamayoristas y cuántas más actividades enaltecedoras del beisbol y el deporte en general.

 

La convocatoria está abierta para ir a la búsqueda de alguna (s) alternativa (s) de aliviar la actual situación en ese escenario que a todos los hermosillenses les pertenece.

 

¡Manos a la obra...!

 

¡Cuántos usos podría dársele a ese escenario!



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.