El Último Cuadrangular de Héctor Espino en la LMB

 El  07 de Septiembre de 1997, para los que somos aficionados al beisbol, quedó grabado en nuestra mente, por la partida física de un extraordinario jugador, que quienes tuvimos el privilegio de verlo jugar, nos dimos cuenta de su excelente fildeo, que por cierto poco se comenta y que decir de su bateo, de su excelente bateo, un don que Dios le dio y supo para que era.

hectoresta


 

Cuando aparecía en la caja de bateo, acaparaba siempre la atención de sus compañeros de equipo, así como de los del equipo contrario, no se diga del aficionado, se ganó un respeto que hasta los jugadores de Grandes Ligas de ese entonces, le merecían; se distinguió siempre por su seriedad dentro y fuera del terreno de juego, ¡Claro!, me refiero al mejor bateador mexicano de todos los tiempos, ni mas ni menos que al Supermán de Chihuahua, Héctor Espino González, el escuchar este nombre trae a nuestra memoria los espectaculares batazos de vuelta entera que conectaba, pero no olvidemos que conquistó trece títulos de bateo en la Liga Mexicana del Pacífico.

 

En este XVI aniversario luctuoso, quiero compartir con usted entrevista realizada a David Franco, a quien agradezco su amabilidad, porque con lujo de detalle relató un acontecimiento que a la postre sería histórico, ya que Franco fue el pitcher al que Héctor Espino le conectó el último cuadrangular de su carrera en la Liga Mexicana, esto fue lo que nos dijo:

 

“Desde que estaba en la secundaria Espino era mi ídolo, y me inspiraba para  practicar este bello deporte, a esa edad con la ilusión de ser un jugador parecido a él, pero finalmente me incliné por el pitcheo.

 

El  destino se encargó de todo, al transcurrir los años me convertí en pitcher profesional, y tuve la oportunidad de lanzarle a esa gran figura de nuestro beisbol, fue algo inolvidable para mí, fue una gran satisfacción y por supuesto un gran reto el ver a Espino parado en la caja de bateo, esperando mis lanzamientos.

 

No quiero presumir de nada pero en los primeros turnos que le lancé serían unos doce, tuve mucha suerte antes de que me conectara  cuadrangular, claro, me había conectado hits, se me quedó grabado un doblete para quitarme una blanqueada y quitarme lo invicto en victorias, llevaba ocho eso fue aquí en Hermosillo cuando yo jugaba con Cd. Obregón; me ganaron el juego por batazo de él.

 

Ese día, llegamos a Monterrey procedentes de Veracruz, le tocaba lanzar a Ramón Arano, pero se sintió mal, por el viaje tan largo, en la rotación seguía yo y me dieron la bola.

 

Jugamos en el estadio “Cuauhtémoc y Famosa”,  no se me olvida, fue en el primer turno al bat, vi a Espino colocarse en la caja de bateo, sabía que tenía que lanzarle difícil, para seguir con la racha, no me había conectado cuadrangular, como lo dije anteriormente.

 

El  jonrón:

La señal de mi catcher no se hizo esperar, me pidió “sinker” pegado, pitcheada con la cual lo había “dominado”, a lo cual asentí con la cabeza, en ese entonces se estilaba que cuando se pedía una pitcheada pegada, el pitcher al lanzar gritaba ¡cuidado!, como advirtiendo que se le escapaba el lanzamiento por si golpeaba al bateador.

 

Y así fue, hice mi wine up, y realicé mi lanzamiento casi simultáneamente con el grito de advertencia, pensé que lo golpearía, mi sorpresa fue mayúscula, al ver con que rapidez Espino sacó el bat, conectando la pelota adelante, no me quedó mas que seguir la trayectoria de la esférica y ver como rebasaba la barda del jardín izquierdo escuchándose el golpe seco de la pelota arriba de uno de los espectaculares;( nadie se imaginó, que estaban viendo el último recorrido de bases del  hombre, que acostumbró al aficionado a levantarse de su asiento, para aplaudir el batazo que siempre lo caracterizó……el cuadrangular.)

     

No se me olvida ese jonrón por ser la figura que era, un bateador fuera de serie, no porque haya sido el último, no lo sabía, es mas creo que a ningún pitcher que Espino le haya conectado cuadrangular se le ha olvidado.

   

Tiempo después me enteré que ese cuadrangular había sido el último de su carrera  en la Liga Mexicana, me enteré primero por una revista de “Super hit” y pensé que se habían equivocado, pero después lo corroboré porque quedó registrado en el libro “un hombre, un bat, una leyenda”.

 

Héctor Espino se retiró en 1984, militando en verano con “Sultanes” de Monterrey y en invierno con “Naranjeros” de Hermosillo equipo con el que jugó 24 temporadas.

 espinohr

David Franco, en el Estadio "Héctor Espino"

 

Hasta la próxima y que no caiga el tercer out.

     

 

 

 

 

 

 



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.