Gil Velazquez, noveno bat que sorprendió al pitcheo contrario

gil1

El disfrutar de una semifinal, como la de la temporada pasada (2014-2015), en la que la serie se fue a un séptimo juego, es un deleite para el aficionado, pero los que vimos ese último juego y de verdad ¡Que clase de juego!, entre los “Águilas” de Mexicali y “Tomateros” de Culiacán, quedará para la historia como uno de los juegos más emotivos en semifinales, por las jugadas, cuadrangulares y volteretas en el marcador, saliendo con la victoria el equipo guinda, como usted recordará en diez entradas.



Los “Águilas” no pudieron seguir remontando el vuelo, pero precisamente uno de sus jugadores fue quien se llevó la corona de bateo, y a quien dedicaré estas líneas, para conocer mejor al parador en corto del equipo emplumado.


Gil Velázquez con un promedio de .344, se convirtió en el quinto “Águila” de Mexicali en ganar el título de campeón bateador en invierno, uniendo su nombre al de: John Kruk (86-87), Dave Hollins (89-90), Matías Carrillo (92-93) y Darryl Brinkley (96-97).

gil2

Después de casi dos décadas el parador en corto del equipo fronterizo, logró el título, para convertirse en el campeón bat de la temporada pasada en la Liga Mexicana del Pacífico, un noveno bat, que sorprendió al pitcheo contrario.

gil3

El inicio en el Rey de los Deportes:
Jugar beisbol, se lo debo a mi padre y a la “Fernandomanía”, ya que yo nací en los Ángeles Calif., y a mi padre lo envolvió ese gran momento, incrementándose su gusto por el beisbol, sabemos el gran impacto que causaba Fernando Valenzuela en los mexicanos cuando lanzaba.


Lo anterior propició que mi padre me llevara a practicar este deporte, con la finalidad de evitar que saliéramos a la calle, ya que el barrio en el que vivíamos era peligroso. Debo decirte que él nunca practicó el beisbol, pero fue mi coach personal durante gran parte de mi carrera.


De los cuatro a los ocho años, jugaba el jardín derecho, porque si recuerdas, siempre ponían al más malito en esa posición; Aunque a como fui creciendo, empecé tener la inquietud por jugar el infield en especial el short stop.


Conocí personalmente a Fernando en el clásico, pero no hablamos mucho sobre este tema, a quien si le comenté fue a Fernando Jr. cuando fuimos compañeros con “Leones” de Yucatán.


Serie Mundial 1988:
De niño me gustaba mucho ver los juegos por la televisión, y un momento que ha quedado en mi mente fue aquel cuadrangular que conectó en el noveno inning Kirk Gibson en el primer juego de la Serie Mundial de 1988 , entre “Dodgers” de los Ángeles y “Atléticos” de Oakland, imagínate como celebramos esa victoria y no se diga cuando ganaron la Serie Mundial, éramos super aficionados de los “Dodgers”.


Jugador favorito:
Cuando empecé a jugar short stop, admiraba mucho a Carl Ripken Jr., por su consistencia, jugaba todos los días, además era un short de estatura alta, y eso me motivaba porque muchos veían raro que yo jugara esa posición, por flaco y alto.


Experiencia de jugar en la LMB y en la LMP:
El jugar en Verano, es más cansado, son muchos más viajes, los climas son muy variados, el rol es más largo, pero siento que el talento está en ambos lados; Pero por lo corto de esta Liga (LMP) los juegos son con mas intensidad, por eso se considera un poco más fuerte esta liga, aunque repito el talento lo veo fuerte en ambas ligas.


El número en su uniforme:
Recuerdo que cuando era pequeño, mi padre en una ocasión me dijo que escogiera un número para mi uniforme, opté por el 10, por ser el mes en que había nacido y era el que utilizaba.


Cuando me convertí en jugador profesional, utilizaba el número que me daban, pero cuando podía escoger utilizaba el 21 o el 53, en honor a mi padre porque el falleció el 2001, esos números eran los favoritos de él, el primero por ser el día ( Marzo) en que había nacido y el segundo por el año.

gil4

Incursión en la Liga Mexicana del Pacífico:
Llevaba varios años queriendo jugar en esta Liga, a pesar de estar jugando en “AA” Y “AAA”, con diferentes organizaciones (“Angelinos”, “Marlins”, “Red Sox”, “Yankees,”Twins”,”Mets”), y la oportunidad se presentó cuando David Cárdenas, me hizo la invitación para jugar con los “Águilas” de Mexicali.


Era un sueño mío y de mi padre que jugara con los “Águilas” o con “Tomateros”, ya que mi padre era de Sinaloa y de joven se vino a radicar a Mexicali, ciudad de donde es mi madre.


Mi padre, me llevaba a ver los juegos de los “Tomateros”, pero me gustaba más, ir a ver los juegos de los “águilas” porque iba con los tíos y primos y nos divertíamos mucho.

 

Jugadores favoritos de la LMP:
Por supuesto que las series que no se perdía mi padre eran la de los “Águilas” y “Tomateros”, y por supuesto que de ahí salieron mis jugadores favoritos, entre ellos te menciono a Benjamín Hill y los hermanos Magallanes (Ever y Bobby) en ellos me fijaba mucho, porque yo iba a entrar a un colegio donde habían estado ellos, cerca del área de donde vivía en los Ángeles.

gil5

Tres guantes de oro en el infield:
Ese año (2011) fue muy especial para mí, fue mi primera temporada en esta Liga, y ganamos el guante de oro: Oscar Robles, Issmael Salas y yo, no creo que haya sido una meta de los tres el ganar el guante de oro, sino más bien estábamos enfocados en llegar lo más lejos como equipo, pero los resultados se dieron y nos sentimos muy orgullosos por esa distinción, recuerdo que Mike Jacobs también estaba jugando muy buena primera base, pero no pudo quedarse toda la temporada, tal vez si se hubiera quedado hubiera sido el infield de oro.

gil6

Momentos especiales en su carrera:
Uno de ellos fue cuando mi padre me vio jugar en un campamento de Grandes Ligas con los “Mets” de New York, cuando tenía 19 años, conecté un hit y me dijo: “ Si no llego a verte jugar en Grandes Ligas, es como si lo hubieras jugado y haz logrado un sueño grande para mí”.


Otro momento especial es cuando me subieron a Grandes Ligas, después de diez años de jugar en las menores, eso fue el 2008.


La temporada de la menores ya había terminado, yo ya estaba en casa, cuando recibí una llamada del manager de “AAA”, lo cual se me hizo raro, y después me comunicó con el director de Ligas Menores, quien me dijo que tendría que viajar a Florida, para que me preparara, porque había la posibilidad de que me subieran al equipo Grande (“Medias rojas” de Boston), porque había jugadores que no estaban al cien por ciento, por lo que que me necesitarían para que les ayudara a jugar el infield.


Me trasladé a Florida, después de practicar cinco días, recibí la llamada en la que me daban la gran noticia. La cual compartí muy emocionado con lágrimas en los ojos, con mis familiares, quienes al conocer la noticia, se contagiaron de la emoción que estaba viviendo en ese momento.

 

El convivio en el equipo Grande:

Cuando me subieron, me sentí muy cómodo, porque ya tenía varios campamentos de Grandes Ligas, y de alguna manera ya había convivido con ellos.


Era lo bueno de Boston, uno llegaba y lo hacían sentir parte del equipo. Además te brindaban la confianza que te motiva aún más.


Recuerdo que el que bromeaba mucho conmigo era el pitcher nudillero Tim Wakefield.

 

El primer hit en Grandes Ligas:
Ese hit, fue en una serie “Medias Rojas”- “Yankees”, el pitcher era Alfredo Aceves, me lanzó un “Sinker” hacia adentro, conecté una línea que pegó en el “Monstruo verde”, fue una gran emoción y un gran recuerdo que nunca olvidaré del Fenway Park.

gil7

Su participación en la Serie del Caribe 2014:
Estoy muy agradecido, con la Liga Mexicana del Pacífico y con el club “Naranjeros” de Hermosillo, por la invitación que me hicieron, para asistir a Isla Margarita, Venezuela.


Por cierto cuando recibí la invitación me sorprendí un poco, ya que el short stop del equipo era Heber Gómez, un jugador muy bueno, muy respetado, pensé que no jugaría regularmente, pero me dieron la oportunidad de jugar y las cosas salieron bien.


Desde que vi al equipo que llevábamos, supe que haríamos muy buen papel, por la preparación y la motivación que llevábamos.


A como se fueron desarrollando los juegos, me di cuenta que los equipos fuertes eran Venezuela y Dominicana. Mas sin embargo el equipo que llegó a la final fue Pto. Rico, a quien vencimos para conquistar el título del Clásico Caribeño. Fue una experiencia muy bonita.


Gil Velázquez, dedicó su campeonato de bateo a su Sr. Padre y a toda la afición de “Águilas” Mexicali.

 

¡¡Hasta la próxima y que no caiga el tercer out!!



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.